El Bauen resiste

Download PDF

Multitudinario apoyo a la vigilia de lxs trabajadorxs del BAUEN contra una nueva orden de desalojo. La justicia quiere que se restituya el edificio a empresario vinculados al vaciamiento del hotel en 2001.

La jueza Paula Hualde ordenó el desalojo del edificio del BAUEN haciendo lugar a la demanda de la empresa Mercoteles S.A., una firma que nada hizo por el desarrollo del hotel,  más que la supuesta compra en 2001. Desde el año 2003, lxs trabajadores en cooperativa se encargaron del funcionamiento, asegurando el puesto de trabajo a casi 100 empleadxs.

El edificio del Hotel Bauen fue construido merced a un crédito otorgado por el estatal Banco Nacional de Desarrollo (BANADE) al grupo Iurcovich durante la dictadura militar. En 1997 fue venido a un grupo chileno, que finalmente lo devolvió a cambio de la restitución de la seña que había abonado.

Solari se declaró en quiebra en febrero de 2001. En 2003, gran parte de lxs trabajadorxs se hicieron cargo de la continuidad del funcionamiento del hotel.

En 2004, anunció la venta del hotel a la firma Mercoteles S.A., empresa nacida en 2001 y conformada por un capital mucho menor al valor del hotel; la versión de estas firmas es que la operación se había realizado en 2001, argumento por el que reclaman que se les entregue el inmueble . Esta empresa está vinculada a los Iurcovich, e incluso éstos otorgaron avales para la operación.

En diciembre de 2016, el Senado de la Nación aprobó la expropiación del hotel para asegurar a lxs trabajadorxs la continuidad de la gestión; la iniciativa ya tenía la media sanción de la Cámara Baja. Sin embargo, Macri vetó la norma, argumentando que implicaba destinar muchos fondos para un pequeño número de personas, una consideración que el mandatario no tuvo al momento de compensar a grandes empresas por los efectos de la devualuación, entre otras medidas.

En la actualidad, en el edificio de Callao 360 no sólo funciona el hotel de la Cooperativa; allí tienen su lugar La Garganta Poderosa, la revista Cítrica, una cooperativa de artistas y el almacen que gestiona el Movimiento Popular La Dignidad.

En este conflicto quedan expuestas visiones ideológicas contrapuestas: la del oficialismo, que pone al Estado al servicio de los negocios; y la de lxs trabajadorxs, sindicatos, organismos de Derechos Humanos, que priorizan a quienes hacen funcionar a las empresas y garantizan los puestos de trabajo de todxs.

Ese contexto permite comprender por qué la vigilia de lxs trabajadorxs tiene el acompañamiento de un arco social y político amplio, que incluye a Norita Cortiñas, Daniel Catalano (titular de ATE Capital), Roberto Baradel (SUTEBA), Eduardo López (UTE-CTERA), Gabriel Solano (PO-FIT),  entre muchos otros.

 

 

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *