Docentes universitarios: un acuerdo con fuerte oposición

Download PDF

El gobierno nacional firmó un acuerdo salarial con las federaciones CONADU, FEDUN, CTERA, UDA y FAGDUT. CONADU Histórica rechazó la oferta, al igual que varios gremios de base de CONADU.

El pasado viernes 7 de mayo el gobierno nacional suscribió un acta acuerdo con 5 de las 6 representaciones sindicales nacionales de la docencia en las universidades nacionales. Cabe señalar que las organizaciones en cuestión cuentan con cantidades de afiliadxs muy dispares.

CONADU Histórica rechazó en un Congreso el ofrecimiento salarial del gobierno. (Foto difundida por Prensa de CONADU Histórica)

La oferta acordada contempla una la siguiente secuencia de incrementos:

8% en abril

6% en junio

4% en agosto

5% en octubre

7% en diciembre

5% en febrero

Las partes convinieron, además, dos instancias de revisión a realizarse en la segunda quincena de septiembre y en la segunda quincena de febrero.

Además, se abonará un adicional mensual de $1.000 de carácter no remunerativo, en concepto de «conectividad».

La única entidad que rechazó el último ofrecimiento salarial fue CONADU Histórica, federación que nuclea a alrededor del 40% de lxs docentes universitarixs con afiliación gremial en el país.

El gobierno celebró el acuerdo; el propio presidente Alberto Fernández dijo que era «un honor» suscribirlo. Sin embargo, una buena parte de lxs docentes se expresaron en desacuerdo con el esquema de aumentos nominales: no sólo CONADU Histórica resolvió en su Congreso rechazar la oferta, sino también varias de las asociaciones más numerosas de CONADU, como COAD (Universidad Nacional de Rosario), ADIUC (Universidad Nacional de Córdoba) y ADUM (Universidad Nacional de Mar del Plata).

El sindicato cordobés realizó una encuesta en la que participaron 80 docentes, y donde más del 67% se inclinó por rechazar la propuesta. El gremio rosarino, por su parte, recavó la opinión de más de 1.200 docentes, de los cuales el 72,2% se opuso al acuerdo. La representación marplatense, en cambio, llevó un mandato de aceptar con algunos cambios, lo que inclinó a su representante por el rechazo en el momento de la votación.

En resumen, CONADU aprobó la oferta en un plenario, instancia de decisión en la que cada gremio aporta sólo un voto, independientemente de la cantidad de afiliadxs que representa. El resultado final fue de 17 a 9 (con 3 abstenciones). El titular de ADUM, Pedro Sanllorenti, señaló que hubo otros 2 sindicatos que tenían posturas contrarias a la aceptación, pero que no fueron contabilizados, mientras que otros 2 votaron a favor de la oferta a pesar de que sus consultas habían resultado negativas respecto de esa postura.

Contexto de una recomposición cuestionada

La cantidad de expresiones contrarias al acuerdo se comprende en el contexto de las reiteradas caídas del poder adquisitivo de los salarios de la docencia de las universidades.

Durante la gestión de Mauricio Macri, los haberes del sector perdieron contra la inflación en 3 de los 4 años. El último acuerdo preveía una «cláusula gatillo» en marzo de 2020, que no se cumplió a instancias ya del gobierno de Alberto Fernández y el consentimiento de los mismos sindicatos que acordaron el viernes último.

Desde abril de 2020 hasta marzo de 2021, los salarios registraron un incremento de 24,11%, frente a una inflación acumulada del 42,6% en el mismo período, de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor que publica el INDEC. Por lo tanto, hubiera sido necesario un aumento del 15% para recuperar el poder adquisitivo de un año atrás. Cabe señalar, no obstante, que los cargos de menor antigüedad sufrieron un deterioro menor, ya que existe una «Garantía Salarial» mínima que varía según la paritaria nacional docente de los demás niveles del sistema educativo.

La pauta firmada prevé incrementos por un 35%. La cifra se ve exigua frente a expectativas inflacionarias del orden del 46% al 46% anual, según lo reflejan las últimas publicaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado que emite el Banco Central.

Frente a la posibilidad de que la inflación consolide una nueva caída del poder adquisitivo, el acuerdo suscrito sólo prevé instancias de revisión sin cláusulas de actualización automática. La evolución de los indicadores económicos será, seguramente, un factor clave para el momento en que el gobierno y los sindicatos vuelvan a reunirse en el mes de septiembre.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *