Cuando la explotación mata

Download PDF

En los últimos días fallecieron en plena labor dos trabajadores petroleros. También perdió la vida un obrero en el Tren Sarmiento por falta de equipamiento adecuado.

El sector petrolero fue uno de los más beneficiados por la política tarifaria e impositiva del gobierno; tal situación, sin embargo, no redundó en beneficio de lxs trabajadorxs del rubro. Por el contrario, lxs empleadxs que se desempeñan en las explotaciones no convencionales vieron “flexibilizadas” sus condiciones laborales por un acuerdo firmado a comienzos de 2017.

Cigüeña en Rojo
El relajamiento de medidas de seguridad trae riesgos y muerte a lxs trabajadorxs

Tales condiciones han acarreado varios accidentes en los últimos tiempos; en esta semana, en Neuquén y en Chubut, dos operarios petroleros murieron en plena labor.

El lunes pasado, Marcelino Sajama falleció como resultado de una explosión en un pozo petrolero ubicado a 20 kilómetros de la localidad neuquina de Rincón de los Sauces. La causa directa del siniestro habría sido el mal funcionamiento de una válvula en un equipo perteneciente a la empresa Clear Petroleum; sin embargo, según palabras del intendente de la localidad mencionada, el accidente se produjo porque “lo más importante para las productoras es sacar un metro más de petróleo o de gas que la vida de los compañeros. La optimización del tiempo, como ellos la quieren llamar, lo único que acarrean son accidentes” (ADN Sur).

Ante este fallecimiento, sumado a las heridas graves sufridas por otros tres trabajadores que trabajan para ExxonMobil, el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa llamó a un paro de 24 hora. Este gremio -que conduce el Senador Guillermo Pereyra- no se caracterizó por la defensa de sus representados, ya que es firmante del convenio flexibilizador mencionado más arriba; no obstante, la realidad llevó a que el propio dirigente advierta que los desastres son el resultado del “relajamiento de las medidas de seguridad” por parte de las empresas (InfoGremiales)

Ayer, Hugo Labra Rojas falleció como consecuencia de una descarga eléctrica mientras realizaba tareas de mantenimiento para el firma PECOM Servicios y Energía S.A.; la empresa es propiedad de los Pérez Companc, una de las familias más ricas del país.  EL operario tenía 53 años

Muerte y Paro en el Tren Sarmiento

La precarización en las condiciones de trabajo no sólo cuestan vidas en la actividad petrolera; ayer causaron la muerte de Sebastián Carranza, trabajador ferroviario de la línea Sarmiento.

Carranza cayó desde el techo de la estación Castelar mientras instalaba cámaras de seguridad. Compañeros del operario señalaron que no contaba con el equipamiento adecuado para trabajar en la altura; además, el hecho se produjo mientras cumplía horas extra para paliar la difícil situación económica familiar.

La Seccional Oeste de la Unión Ferroviario dispuso un paro de 24 horas por el fallecimiento del trabajador, exigiendo mejoras en las condiciones de seguridad. La medida fue levantada esta mañana por una asamblea, luego de una reunión de los trabajadores con representantes de la empresa, como “gesto hacia los usuarios”, según señaló el dirigente Rubén “Pollo” Sobrero.

 

 

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *