Catalano: no se trata de ir tras una bandera, sino de un proyecto de país

Download PDF

La articulación entre gremios y política, la importancia de la unidad sindical, el posicionamiento ante gobiernos neoliberales y ante gobiernos populares, y el papel de lxs trabajadorxs en un proyecto popular y latinoamericano. Estos fueron algunos de los temas que abordó Daniel Catalano en su paso por la ciudad de Salta.

Catalano, titular de ATE Capital y referente de la lista Verde y Blanca del sindicato estatal, estuvo habló a mediodía de ayer en un acto realizado en la sede del Centro Vecinal de Villa 20 de Febrero.

El gremio estatal tendrá elecciones el próximo 7 de agosto, y se prevé que dos listas disputen por la conducción: la Verde oficialista, que encabeza Hugo “Cachorro” Godoy, y la Verde y Blanca con Catalano a la cabeza.

Los delegados de Agricultura Familiar Ricardo “Tano” Bima, y de Desarrollo Social, Julian Matorras  fueron presentadores del evento junto a Tupac Puggioni, hijo de desaparecids. La charla contó con la asistencia de alrededor de un centenar de personas, incluyendo trabajadorxs despedidxs de diversas reparticiones del Estado, dirigentes de varios sindicatos y afiliados al gremio estatal.

Catalano en Salta
Daniel Catalano en Salta

Catalano comenzó refiriéndose a las recorridas por el país desde que la Verde y Blanca  asumió la conducción de ATE Capital: “es necesario crear condiciones federales para transformar la realidad de nuestro sindicato”, señaló.

A continuación repasó la historia del sindicato estatal, recordando el origen socialista -y no anarquista, según señaló- así como la formación sindical impulsada desde la conducción del gremio, la cual -desde su punto de vista- se desentiende de la historia política concreta de nuestro país, en particular en lo que se refiere al rol del peronismo.

En ese punto comenzó a desarrollar la visión sobre la relación con la política: “para nosotros lo que tiene que ser una construcción sindical es la articulación con la política, con las organizaciones sociales, con el Movimiento”, sintetizó.

La necesidad de la unidad sindical fue uno de los temas a los que dio mayor relevancia. Recordó las distintas posiciones de la conducción de ATE respecto del gobierno de Néstor Kirchner y las sucesivas rupturas de la CTA, a las que enmarcó en los posicionamientos políticos de sus dirigentes. “Si te aplaude la Sociedad Rural, algo mal habrás hecho”, dijo citando a Germán Abdala, histórico referente de ATE; Catalano eligió esa cita para caracterizar la posición de De Genaro y “Cachorro” Godoy, quienes se acercaron a la entidad agraria durante el Conflicto de 2008 por las retenciones móviles a los exportadores.

Citó también a Vanesa Siley, dirigente de SiTraJu y diputada nacional, quien dijo que “la gente está loca, porque vota gobiernos de derecha y quiere sindicalismo revolucionario”, con lo que Catalano aprovechó de sintetizar su posición frente al sindicalismo:  “el sindicalismo siempre tiene que ser revolucionario, lo que no tiene que haber son gobiernos de derecha”.

“Lo peor que podemos hacer es encerrarnos en nosotros mismos”, consideró, agregando además que, en esa perspectiva, el otro no es enemigo sino “la posibilidad de la transformación”. Llamó a construir un sindicato “que tenga paridad”, que “pueda confrontar a gobiernos liberales y, cuando hay un gobierno popular, apoyarlo en las medidas que son populares y que generan justicia social, y confrontarlo cuando se llevan puesto a los trabajadores y trabajadoras”. Al respecto, se explayó enfatizando que  “no somos un sindicalismo bobo que va tras de una bandera política; nosotros vamos atrás de un proyecto de país”. Ese proyecto, manifestó, debe tener presentes a lxs trabajadorxs, porque “para que haya una revolución, para que haya una transformación, el que venga el 10 de diciembre” deberá adoptar medidas en favor del pueblo, como ”devolver los 39.000 puestos de laburo”, reinstalar ministerios abolidos, entre otras.

 

El dirigente aceptó que va a militar “para que Cristina sea presidenta”, pero también señaló que el 11 de diciembre no se van a resolver mágicamente los problemas. Y allí, el sindicalismo tendrá también un rol que cumplir.

En la misma dirección, apuntó al peso de la deuda externa “que es impagable” y que en nombre de la cual  “van a venir los gringos a querer limitar todas las acciones de gobierno, (…) van exigir que achiquen el Estado”. “Nosotros vamos a tener que estar plantados como sindicato, porque sabemos que va a haber otros que van a querer firmar cualquier cosa”, expresó. En ese sentido planteó la necesidad de defender a un Estado como agente de transformación, “que apunte a la industrialización” y recupere a las empresas públicas.

Criticó la fragmentación sindical, que sólo beneficia “a los patrones”, frente a lo cual afirmó que “tenemos que trabajar para que haya una sola central obrera”. Al respecto, fustigó al dirigente de ATE y CTA Autónoma Hugo “Cachorro” Godoy, que habilitó la conformación de un sindicato por empresa en Flybondi. “Se imaginan un sindicato por ministerio, por municipio”, reflexionó. Ilustró sus afirmaciones señalando que en otros países, la división permite que la patronal solucione un conflicto eligiendo al sindicato más dócil y echando a los que puedan representar conflicto; en un contexto así, la empresa “no necesita negociar”.

“No le sirve a nadie cinco centrales obreras”, resumió.

Mientras se desarrollaba el discurso, se empezaba a sentir el aroma característico de los chorizos en la parrilla, preparados por un grupo de trabajadores entre quienes se veía a investigadores ligados al CONICET.

Catalano sostuvo que esa visión favorable a la unidad sindical es la que lleva a la Verde y Blanca a debatir con el Triunvirato cegetista, y a integrar  los espacios 21F, de la Corriente Federal Sindical y de la unidad de las centrales obreras, “asumiendo las contradicciones”.

“Esas unidad hay que hacerla aunque duela”, dijo parafraseando una expresión difundida; tal unidad es necesaria, según el dirigente, para que haya una renovación sindical.

Considera que existe la maduración política para hacer un sindicalismo “mejor que el que nosotros practicamos”; en ese marco planteó la necesidad de “refundar ATE”. En el mismo sentido, planteó que los trabajadores discutan con los empresarios las políticas públicas y su implementación, algo que pudo hacerse durante el gobierno anterior, refirió el referente de la agrupación Verde y Blanca.

Dio el ejemplo de Astilleros Río Santiago, considerando que los propios trabajadores “tienen que poder pensarse en la construcción de barcos” y asumir que pueden dirigir la empresa;  “mejor que nosotros no hay para pensar las políticas públicas”.

Sobre el rol de la educación y la ciencia, señaló que “tenemos que cambiar toda la estructura universitaria para que nos den a nosotros materiales necesarios para generar transformaciones en los puestos de laburo”, “queremos construir la realidad de nuestro pueblo en base a nuestros historiadores propios”, en base “a la identidad de América y no de la identidad europea”; de allí la importancia de que los científicos no se vayan del país.

En otro tramo mencionó al “Gringo” Amichetti, titular de la Federación Gráfica bonaerense, para quien los beneficios obtenidos por los trabajadores durante el kirchnerismo no fueron sentidos como conquistas, por lo que ese “no dolor” llevaron a que no pudieran defender los puestos de trabajo y fueran permeables al discurso de Clarín. Tampoco visualizaron, señaló, el contexto de una política económica asociada “a una situación económica regional”, donde podía discutirse qué se vendía y qué se compraba con Brasil, o la posibilidad de una moneda latinoamericana y con un banco americano, una economía para toda la región que permitiera pararse como potencia ante Estdos Unidos, China o Japón. Consideró que la única persona que puede retomar ese enfoque es Cristina (Fernández de Kirchner), tomando en cuenta además la importancia de que puedan mantenerse procesos como los de Venezuela y actualmente México. En contraposición, el gobierno de Macri “se va del UNASUR”, abandona esa política regional. En la misma línea, reflexionó sobre la desaparición de 30.000 compañerxs durante la dictadura, “esa generación no está con nosotros porque quería la unidad de latinoamérica”, por “pensar la política de una manera integral” para los destinos de nuestro país. Resaltó la necesidad de reconstruir la identidad “de ese pueblo que peleó, de ese pueblo que resistió (…) que dejó como saldo a las Madres de Plaza de Mayo”; esa identidad, definió, “está en la memoria de los 30.000, está en la memoria de Néstor, está en la memoria de cada uno de los compañeros y compañeras que todos los días van a hacer patria a través del trabajo”.

La actividad terminó alrededor de las 13:00, ya que Catalano debía continuar viaje rumbo a Catamarca.

De esta forma, la lista Verde y Blanca realizó su lanzamiento en Salta, abriendo un debate acerca del modelo sindical y su articulación con la política.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *