No hay solidaridad en las grandes corporaciones

Download PDF

Vicentin debe $1.800 millones al Banco Nación. Quiere demorar el pago a pesar de sus enormes ingresos y de los beneficios obtenidos durante la gestión de Macri.

Días antes de que asumiera el gobierno que encabeza Alberto Fernández, la gigantesca compañía Vicentin S.A.I.C. emitió un comunicado informando que había “iniciado un proceso de reestructuración de pagos a partir de una situación de estrés financiero que afecta actualmente a la empresa”. Dicho de otro modo, la mayor exportadora de cereales del país había anunciado que postergaría el pago de sus 

En la última semana tomó estado público el pedido de la firma de reestructurar su deuda de $1.8000 millones con el Banco de la Nación; esa deuda se originó en un préstamo otorgado durante la gestión de González Fraga al frente del Banco Nación a través de una maniobra que fue calificada como “fraudulenta” en un informe elevado por el Director de la entidad Claudio Lozano..

 

El informe mencionado arriba pone de relieve los excelentes resultados que tuvo la firma durante la gestión macrista, en la que pasó de ser la empresa n°19 en ventas a ocupar el 7° lugar. Además, la deuda con el Nación representa apenas el 15% de la facturación anual de Vicentín, desacreditando la justificación de la firma, y en el balance 2018 declaraba un patrimonio neto de más de $20.000 millones; esta última cifra ya tiene descontadas las deudas, por lo que no estaría justificada la “grave situación” que dice sufrir.

Lozano señala también las vinculaciones políticas de la empresa: aprovechando la legislación consagrada por el gobierno de Cambiemos, la firma estuvo entre las principales aportantes a la campaña por la reelección de Macri. Esa relación expresa uno de los aspectos más cuestionados de la ley referida, ya que permite que una empresa “invierta” en candidatos que les habilitarán prebendas o que se las facilitaron en una gestión previa.

En una entrevista para Página /12, Sergio Arelovich -economista que asesora a los trabajadores aceiteros e integra el Mirador Argentino de Trabajo y Economía (MATE)- apuntó a los mecanismos de fuga de divisas que utilizan las multinacionales exportadoras para sugerir que lo que realmente dificulta que Vicentin atienda el pago de deudas no es la falta de recursos sino la decisión de mantener los dólares fuera del país. El economista expone un caso ilustrativo: la firma posee acciones de una empresa en Paraguay, a la que declara en nuestro país como extranjera, por lo que busca enviar allí dividendos sin tener que pagar impuestos a la salida de divisas. 

 

Entidades empresarias y dirigentes políticos del norte santafesino se expresaron a favor de la empresa. Entre ellos se destaca el intendente de Avellaneda, Dionisio Scarpin, la Cámara de Comercio Exterior de esa región y el Parque Industrial de Avellaneda.

Por el contrario, organizaciones sociales y políticas (como el Movimiento Nacional Campesino Indígena – Vía Campesina, el Movimiento de Trabajadores Excluidos, el Frente Nacional Campesino, entre otros) reclamaron la estatización de la empresa, que permitiría al Estado incidir en áreas estratégicas del comercio exterior y cobrar las deudas contraídas.

Es que la deuda referida aquí no es el único conflicto que la empresa mantiene con el fisco: como señala Arelovich en la entrevista referida anteriormente, mantiene 4 juicios con la AFIP, reconocidos en su balance. 

La estatización de que se habla podría no requerir de una expropiación, ya que las deudas podrían posibilitar la adquisición de un paquete accionario relevante.

En tiempos en los que se piden esfuerzos a diversos sectores de la población, parece básico que el Estado tome cartas en este tipo de asuntos; de lo contrario, la solidaridad declamada quedará entre sectores de la población que no están entre los más favorecidos, dejando indemnes a quienes tuvieron los mayores beneficios desde hace años.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *