Las vaquitas son ajenas

Download PDF

El consumo de carne cayó más del 10% en los primeros 8 meses de 2019. En cambio, las exportaciones aumentaron un 41%.

El consumo de carne vacuna pone de manifiesto las consecuencia del combo formado por la devaluación de la moneda, la eliminación de retenciones a la exportación y la caída de los ingresos de la población. Los precios internacionales, en dólares, resultan -para los productores en condiciones de exportar- muchísimo más rentables que los del mercado interno. Las ventajas para quienes se vuelcan al mercado externo se acentúan con la falta de retenciones.

La producción de carne bajó, pero crecieron las exportaciones: lo que bajó fue el consumo interno

El informe económico de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la Argentina (CICCRA) correspondiente al mes de agosto de este año revela que la producción cayó respecto del año pasado, que el consumo interno disminuyó, al tiempo que se incrementaron las exportaciones.

En los primeros ocho meses de este año, se entregaron al mercado interno 1.529 millones de toneladas de res con hueso, lo que representa un 10,4% menos que en el mismo período de 2018. Las exportaciones, en cambio, mostraron un incremento del 41%, alcanzando en total las 471,6 millones de toneladas.

En cuanto al consumo por habitante, el informe señala que bajó a 52Kg per cápita anual, cuando en 2018 había 58,2Kg per cápita. Sólo en los 8 primeros meses del año, el consumo cayó un 11,6%.

Estas variaciones se dan en un contexto de disminución de la producción. Entre enero y agosto se 2.000.465 toneladas de res con hueso, mientras que en igual intervalo de 2018 se habían producido 41.000 toneladas más.

Desde la asunción del macrismo, la proporción de la producción que se destina al mercado interno ha ido bajando; en 2015 representaba el 92,1%, mientras que en 2018 fue del 83,6%. La tendencia se acentuó en los meses considerados en el informe, alcanzando sólo el 76,3%.

La suba de los precios de la carne explican la caída en el mercado interno; hasta julio, los precios de la carne de vaca había subido un 54% promedio interanual, un nivel similar a la inflación promedio pero muy por encima de las variaciones en los ingresos de la gran mayoría de la población. Si bien aún no hay datos oficiales, la fuerte devaluación operada en agosto seguramente arrojará aumentos sustanciales en el rubro; esto se debe, en parte, al peso de la exportación frente al consumo interno.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *