A la fiesta financiera la pagaron los salarios

Download PDF

A octubre del año pasado los bancos habían acumulado una ganancia de $136.147 millones, un 77,1% más que en 2017. En el mismo período, los salarios perdieron por 16 puntos frente a la inflación.

Esta semana el INDEC publicó el Índice de Salarios correspondiente al mes de octubre pasado. Junto al IPC y el informe sobre Bancos del BCRA, es posible tener un pantallazo del deterioro de los salarios hasta ese mes, al tiempo que las entidades financieras alcanzaban ganancias espectaculares.

Salarios vs inflación, octubre 18
Los datos oficiales ilustran la caída de los salarios frente a la inflación

Los datos oficiales muestran que entre enero y octubre del año pasado los salarios quedaron más de 16 puntos por debajo de la inflación: mientras que estos últimos registraron una suba del 23% en promedio, el IPC computó un incremento de los precios del 39,43% para el mismo período.

No todxs lxs asalariadxs sufrieron igual: mientras que lxs empleadxs en blanco del sector privado alcanzaron incrementos del 25,1% en promedio, entre lxs no registrados los salarios apenas subieron un 15,36%, lo que representa una caída del 17,26% en el poder adquisitivo (sólo en los 10 primeros meses del año pasado).

Los datos también ponen de manifiesto el ajuste sobre el sector público: a los despidos masivos, que lesionaron funciones estatales básicas -como en el INTI-, el gobierno sumó un fuerte achatamiento salarial: los haberes perdieron un 10,57% en el período en cuestión.

En contrapartida, el Informe sobre Bancos que publica el Banco Central reveló que en octubre los Bancos ganaron un 144,5% más que en el mismo mes del año anterior; en los diez primeros meses del año, acumularon una ganancia del 77,1%; en términos nominales, la cifra es impactante: $137.647 millones.

La política del gobierno es responsable directa de esta fiesta bancaria: como señala un artículo en iProfesional, en estos resultados han sido claves los préstamos al gobierno (incremento en las ganancias por títulos en poder de los bancos) y la actualización de algunos instrumentos pactados según el CER, índice publicado por el Central que sigue la variación de la inflación. Estos últimos tienen, por así decirlo, una «cláusula gatillo» que asegura que no pierdan valor en términos reales; en cambio, la negativa a aceptar cláusulas similares en las negociaciones salariales viabilizó que los haberes se licuaran frente a la inflación.

Las publicaciones oficiales permiten cotejar estos datos hasta octubre último; no obstante, la inflación de noviembre y la caída en las ventas minoristas reportada por CAME permiten prever que el deterioro de las condiciones de vida de lxs asalariadxs continuó en caída.

Y los tarifazos ya anunciados para este año caerán con mayor fuerza sobre los mismos sectores.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *