Un informe relativiza los datos oficiales sobre la actividad económica

Download PDF

El Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala difundió hoy un artículo en el que analiza las posibles implicancias de la mejora del 2,6% en la Actividad Económica según lo informado por el INDEC.

El organismo estadístico comunicó la semana pasada que en el mes de mayo último, el Estimador Mensual de Actividad Económica había alcanzado una suba respecto del mismo mes de 2018; de esa forma, se quebró una serie de 12 meses consecutivos de caída en la actividad.

El dato fue festejado por el gobierno y diversos medios de comunicación lo destacaron con títulos optimistas, como si el aumento en cuestión constituyera un indicio firme de recuperación económica, luego de un año de sistemática caída de los indicadores.

El ITE señaló que el optimismo oficial «luce apresurado»; advirtió que la cifra publicada por el INDEC se sostiene casi exclusivamente por el crecimiento del sector agropecuario, que registró una mejora en su actividad del 49,5% respecto del año anterior. Esa mejora, no obstante, también debe relativizarse, habida cuenta que surge de compararlo con un mes de actividad agrícola especialmente bajo: mayo de 2018 sufrió fuertemente el efecto de la sequía, marcando una caída del 33% con relación a 2017.

Gráfico de ITE
Variación del EMAE con y sin el sector agrícola (Gráfico: Itegaweb.org)

Si se deja de lado esos factores excepcionales (es decir, la variación de la cosecha respecto de un año particularmente malo), los otros ítemes contemplados en el indicador habrían sumado una nueva marca negativa. En efecto, sacando el sector de «agricultura, ganadería, caza y silvicultura», la actividad total estuvo un 3,4% por debajo del año anterior, de acuerdo con el desglose del Estimador que obra en el mismo informe.

El ITE también advierte que los rubros que mostraron peores comportamiento fueron los de la industria y el comercio, sectores de mayor peso en la actividad económica y los que más empleo generan. La actividad industrial cayó un 6,5% mientras que el rubro «comercio mayorista, minorista y reparaciones» cayó un 11,4%, ambos en términos interanuales.

Si se toma en cuenta la actividad de los dos últimos meses, descontando la incidencia estacional, en ambos se registró una leve mejora respecto del mes anterior; sin embargo -señala el informe-, «leves subas mensuales aisladas no son suficientes para confirmar la salida de la recesión», sobre todo porque la mayoría de los sectores continúa en caída y «no se avizoran en el horizonte drivers que permitan sostener el crecimiento».

El trabajo también destaca que los sectores que mostraron alguna mejora aún están muy por debajo del mejor momento previo a la recesión y considera que esa mejora «muy bien podría revertirse los meses siguientes si no hay alguna política concreta que les permita salir adelante».

Los datos del organismo estadístico se refieren al mes de mayo y están en línea con el indicador propio del ITE denominado IMA (Indicador Mensual de Actividad); éste muestra una nueva caída para junio (-1,2% mensual sin estacionalidad, -5,6% interanual) que adelantaría que el leve repunte no se está consolidando.

Los datos oficiales sobre la actividad económica en junio recién se difundirán el próximo 22 de agosto, ya pasadas las PASO. Según ITE, la única certeza es que «en caso de encontrarse un piso, éste será en un nivel significativamente bajo».

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *