Trabajar para ser indigente

En diciembre y enero el Salario Mínimo volvió a quedar por debajo de la línea de indigencia. La situación se mantendrá este mes, a menos que se decrete un incremento de emergencia.

El artículo 14 bis de la Constitución Nacional establece que las leyes deben asegurar al trabajador «una remuneración justa» y «salario mínimo vital y móvil». Según la Ley 24.013/1991, la determinación del valor correspondiente queda en manos del Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, un órgano tripartito en el que participan representantes de las cámaras empresarias, del gobierno y de las centrales sindicales.

Ilustración diseñada por Wannapik

La norma mencionada especifica que todxs lxs trabajadorxs «tendrán derecho a percibir una remuneración no inferior al salario mínimo, vital y móvil que se establezca» a través del Consejo Mencionado.

En los últimos años, el Salario Mínimo acordado en el ámbito tripartito fue deteriorándose frente a la suba de precios, al punto que su valor actual es menor al que marca la línea de indigencia.

Segun informó el INDEC, la Canasta Básica Alimentaria (que establece la línea de indigencia para una familia de 2 adultxs y 2 niñxs) se valorizó en $34.333,82. Desde noviembre, de acuerdo a lo establecido por el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil estableció que ningún asalariado puede percibir menos de $32.000.

En septiembre pasado, el  Consejo emitió la resolución 11/2021 modificando el valor del Salario Mínimo Vital y Móvil establecido dos meses antes, llevándolo a $31.104 a partir del mismo mes. En ese momento el valor de la Canasta Básica Alimentaria marcaba $ 30.013,82, por lo que el haber mínimo había vuelto a superar la línea de indigencia después de 18 meses. Esa modesta mejora duró poco: en diciembre la CBA volvió a superar al SMVyM, situación que -de no mediar un cambio inmediato- se mantendrá al menos hasta marzo próximo, ya que para entonces se prevé un nuevo aumento del Salario que no alcanzará ni siquiera para superar el valor actual de la Canasta.

Compactación Salarial

La caída del Salario Mínimo testimonia la política de achicamiento salarial llevada adelante durante el gobierno de Mauricio Macri.

Salario Mínimo Vital y Móvil vs Canasta Básica Alimentaria

En diciembre de 2015 -es decir, a finales de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta- el SMVyM estaba en $5.588.-, según lo establecido en la Resolución 4/2015 del Consejo del Salario. Los datos que el INDEC publicaba por ese entonces no contaban con suficiente credibilidad; sin embargo, diferentes estudios privados estimaron que los ingresos necesarios para no encontrarse en la indigencia estaban entre los $3.400 y $4.00 . Así, la CGT Azopardo calculaba la cifra en cuestión en $3.421, mientras que FIEL concluía que se requerían $ 3.936. Si tomamos este último valor, el SMVyM  estaba casi un 42% por encima de la línea de indigencia (véase el artículo de Mariana Shaalo en El Cronista, 8/1/2016).

La caída del salario mínimo queda claro en la comparación con la inflación: mientras que el SMVyM creció un 202%, los precios subieron un 252% (de acuerdo con el IPCBA que publica la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires). La distancia entre el salario de referencia y la línea de indigencia fue haciéndose cada vez menor, quedando por debajo en julio de 2019.

Durante el primer año del gobierno de Alberto Fernández, el Salario siguió por debajo de la línea de indigencia, aunque de a poco fue recuperando puntos frente a la inflación. Sin embargo, pasada la mitad del mandato se mantiene en un valor que ni siquiera asegura el sustento para una familia tipo.

Print Friendly, PDF & Email

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.