Señales de alarma recurrentes

Download PDF

La fuga de divisas y el riesgo país mantienen encendidas las señales de alerta. Argentina encabeza el ránking de países vulnerables.

Por primera vez en 12 meses, el Estimador Mensual de Actividad Económica que publica el INDEC mostró un incremento respecto de igual mes del año anterior; el dato corresponde al mes de mayo pasado. La novedad fue festejada en el gobierno, que lo interpretó como un indicio de recuperación de la economía. Sin embargo, otros datos conocidos en estos días relativizaron el optimismo oficial.

En la jornada de ayer, el riesgo país se mantuvo por encima de los 800 puntos, llegando a 830. Ese valor supera a todos los registrados durante el último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y sólo supera al 13% de las jornadas de 2014 y 2015. Este indicador que calcula el JP Morgan Chase se vincula con la evaluación del peligro de que un país no cumpla con las obligaciones que contrae.

La paz cambiaria no desactiva las señales negativas para la economía

Por otra parte, el Reporte Laboral correspondiente a mayo último muestra que hubo 217.100 trabajadores registrados menos que en el mismo mes de 2018. La cifra muestra un descenso también respecto del mes anterior, quitando los efectos estacionales. La mayor caída se verifica en el sector privado, donde la cantidad de asalariadxs es  un 2,1% menor que un año atrás (184.100 menos).

Otro indicador preocupante difundido en estos días fue la fuga de divisas de junio. Según informó el Banco Central, en el mes se fugaron u$d 1.349 millones, alcanzando un total de u$d 10.881 millones en lo que va del año. Un dato llamativo es que los extranjeros adquirieron u$d 1.410 millones, monto que revela la toma de ganancias de la bicicleta financiera.

Estos elementos se condicen con el ránking revelado por Bloomberg el miércoles pasado, que ubican a Argentina como el país más vulnerable de entre los considerados «emergentes». Esa posición es el resultado de considerar el déficit de cuenta corriente (que computa las transacciones de bienes y servicios, rentas y transferencias), el peso de la deuda con vencimientos a corto plazo, el porcentaje de cobertura de las reservas internacionales, las desviación de la inflación real respecto de la presupuestada y la baja «efectividad del gobierno» (un indicador que considera la calidad de las instituciones y la independencia del gobierno frente a presiones políticas entre otros aspectos).

Un aspecto que la comunicación oficial seguramente dejará de lado es el desglose del informe sobre la Actividad Económica mencionado al comienzo de esta nota; la cifra positiva resulta del crecimiento de «Agricultura, Ganadería, Caza y Apicultura», único ítem que exhibe una mejora por encima del 2,6% interanual general. En cambio, la intermediación financiera (préstamos y depósitos bancarios) se derrumbó un 16%, el rubro «comercio mayorista, minorista y reparaciones» cayó un 11,4% y la industria manufacturera continuó su caída desplomándose un 6,5% interanual.

Los datos evidencian la extrema dependencia del sector primario (producción agrícola, ganadera, extractiva en general, etc.), y que la fuga mantiene niveles excesivos, consumiendo gran parte de lo que ingresa merced al acuerdo excepcional con el Fondo Monetario Internacional.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *