¿Quién dijo que es fácil?

Download PDF

Luego de las reuniones en Argentina, el FMI emitió ayer un comunicado diciendo que no hay soluciones fáciles.

La delegación del FMI se reunió con autoridades del área económica (Foto: Ministerio de Economía)

“Argentina enfrenta complejas dificultades económicas y sociales, en el contexto de una crisis de salud sin precedentes. La profunda recesión ha provocado un aumento de los ya elevados niveles de pobreza y desempleo, cuyos efectos se ven agravados por importantes presiones en el mercado cambiario». Con esas palabras, el organismo que encabeza Kristalina Georgieva se refirió al duro escenario económico del país, luego de 2 años de recesión sobre los que se suman los efectos de la pandemia, además de las presiones devaluatorias que el gobierno intenta amortiguar con restricciones a la compra de divisas y concesiones a los grandes agroexportadores.

«Estos son desafíos excepcionalmente difíciles sin soluciones fáciles», advierte el documento. Frente a ese cuadro, plantea la necesidad de adoptar un «conjunto completo de políticas» que podría «respaldar el restablecimiento de la confianza», una meta que siempre está en las recomendaciones del organismo institucional.

El comunicado destaca, además, que los técnicos adquirieron mayor conocimiento de los planes del gobierno argentino, sobre los cuales valoraron el compromiso de «asegurar una consolidación fiscal favorable al crecimiento y al mismo tiempo proteger a los más vulnerables».

Finalmente, el Fondo aseguró que continuará colaborando «estrechamente con las autoridades», para lo cual prevén una nueva visita al país en el mes de noviembre.

Por ahora no pedirán ajuste

Al día siguiente de la llegada de la delegación a la Argentina, Georgieva declaró ante la CNN que la misión no vendía con la idea de decir «bueno… a ver cómo podemos ajustar más los gastos en estos tiempos». La economista recordó que en el escenario de pandemia se han debido tomar decisiones económicas «impensadas»; no obstante, señaló que esperan acordar con el gobierno «objetivos de crecimiento a mediano plazo y ver cuáles son los obstáculos al crecimiento».

Los antecedentes del organismo internacional no dejan demasiado margen para el optimismo: desde 1958 se firmaron 19 acuerdos Stand-by y 2 acuerdos de facilidades extendidas. En todos ellos se pusieron sobre la mesa medidas similares: reducción del gasto público, liberalización de la economía y -en varias ocasiones- restricciones a los aumentos de salario y reducciones de haberes jubilatorios.

La nueva negociación ha dado sus primeros pasos. Pronto se sabrá si recorrerá nuevos rumbos o repetirá los caminos de siempre.

 

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *