El Default tan temido

Download PDF

La Argentina se encuentra en default selectivo, según una de las principales calificadoras del mundo.

Standard & Poor’s es una compañía formada en 1941 dedicada a evaluar y calificar el riesgo de prestar a una determinada entidad o país. Las evaluaciones de esta empresa tienen una gran influencia en el mercado financiero, ya que sirven de orientación para potenciales inversores. Si Standard and Poor’s pone una mala nota a una entidad que busca préstamos, a ésta le resultará más difícil y más caro.

Standard & Poor’s consideró que la deuda está en Default Selectivo

Para las operaciones de largo plazo, las calificaciones se definen en base a una escala que varía desde la más alta confiabilidad en las posibilidades de devolución (a las que se les asigna el valor AAA) hasta las que representan riesgos económicos en un contexto de extrema vulnerabilidad (C). Para las operaciones de corto plazo (como es el caso de Letes y Lecaps del Estado argentino), la escala varía desde la plena capacidad de devolver lo prestado (A-1) hasta las que se consideran «de imposible cobro»; a estas últimas se les asigna la letra ‘D’, que es la calificación dada a las deudas de corto plazo de nuestro país.

La calificadora señaló hoy que el gobierno argentino decidió unilateralmente extender el vencimiento de todos los documentos de corto plazo, lo que «constituye incumplimiento bajo nuestros criterios»por lo que reduce a ‘SD’  (default selectivo) las calificaciones de crédito soberano en moneda local y extranjera; y para las emisiones a corto plazo la calificación desciende a ‘D’.

En lo que respecta a la deuda de mediano plazo, S&P se refirió al anuncio del Ministro Lacunza de enviar un proyecto al Congreso nacional para que el cuerpo avale la posibilidad de «reperfilar» (es decir, cambiar los plazos de vencimiento, pero manteniendo el compromiso de devolver el capital y cumplir las tasas pactadas) las deudas; la calificadora entiende que ese cuadro implica un «mayor riesgo de incumplimiento», por lo que también bajó la calificación de la deuda a largo plazo a CCC-, indicando así que las posibilidades de pago son muy dependientes de las condiciones económicas. Cabe señalar que anteriormente la «nota» dada por la entidad era B-, una categoría que advertía sobre las variabilidades pero no representaba un riesgo tan alto.

Así, al final de una gestión que insistió en descalificar al anterior gobierno por no haber resuelto el conflicto con los «fondos buitre», y de haber protagonizado la mayor toma de deuda entre todos los países emergentes, el endeudamiento vuelve a ubicarse en una zona de default, más allá de los adjetivos que utiliza el gobierno.

El informe de Standard & Poor’s puede leerse aquí.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *