Buitres al acecho

Download PDF

Fondos buitre se preparan para comprar bonos argentinos de deuda a precio de liquidación.

Fondos buitre se preparan para comprar barato deuda argentina. Ilustración: Foto de Christels, Pixabay

Con un riesgo país que en los últimos meses se mantuvo en niveles superiores a gran parte de la administración kirchnerista, los bonos de deuda de nuestro país han bajado su valor en el mercado, reflejando la desconfianza de los inversores de cobrar lo que esos títulos prometen. La decisión del gobierno de cambiar unilateralmente los plazos de vencimiento de parte de su deuda a corto plazo, sumado a los controles cambiarios de emergencia dispuestos el fin de semana último, han acentuado la caída.

Los bonos de deuda son títulos emitidos por el Estado argentino a cambio de un monto (su valor nominal o menos, según el esquema de interés) que luego será devuelto con los intereses correspondientes en un plazo pactado en la misma emisión de esa deuda. Esos bonos pueden negociarse a valores que están vinculados con la expectativa de cobrar efectivamente lo que el Estado se comprometió al emitirlos; el valor será menor cuanto menor sea la confianza en que la Argentina pague en los términos acordados.

El medio especializado Bloomberg señaló que los analistas estiman que quienes tienen bonos argentinos recuperarán entre 30 y 40 centavos por dólar en caso de que el gobierno finalmente decida reestructurar la deuda. En ese marco, los bonos cotizan en el orden de los 38 centavos por dólar; si el precio desciende un poco más, resultarán atractivos para inversores especializados en comprar bonos a bajo precio, a la espera de obtener ganancias en una eventual reestructuración o -como ocurrió anteriormente- esperar a que el país tenga mayor solvencia para alzarse con ganancias extraordinarias litigando contra él. Esa es la estrategia de los llamados «fondos buitre».

En Julio de 2014, el entonces ministro de economía Axel Kicillof se refirió al fallo del Juez Thomas Griesa explicando la operatoria de NML Capital en 2001. Según explicó el economista, la firma presidida por Paul Singer compró bonos en default a u$d 48,7 millones; con el fallo de Griesa (13 años después), la Argentina debía pagar u$d 800 millones.

El precio de los bonos viene en bajada desde el año pasado, situación que se aceleró luego de la debacle electoral del oficialismo. La experiencia de los canjes anteriores debería servir de referencia en un escenario con varios aspectos comunes con otras crisis de deuda.

 

 

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *