Violencia de usurpadores

Alrededor de 40 personas armadas amenazaron a los manifestantes de la 6° Marcha por la Soberanía hacia Lago Escondido. Abogadxs presentarán un Habeas Corpus por la seguridad de los marchantes.

Desde el año 2009. un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Río Negro ordenó la liberación del acceso al Lago Escondido, que se encuentra bloueado por Joe Lewis, magnate inglés y propietario de tierras colindantes con el espejo de agua. En la actualidad está habilitado sólo un camino de montaña que requiere días de andar a pie; la otra vía se mantiene privada y pasa por la mansión que posee allí el multimillonario.

6° marcha por la Soberanía (Foto: Página de Facebook de FIPCA)

La sentencia nunca se cumplió. Por el contrario, Lewis contó con el apoyo público de Mauricio Macri, quien no tuvo empacho en mentir en favor del empresario en la primera conferencia de prensa que brindó en 2017. Según resumió el sitio Chequeado.com (insospechable de opositor al espacio del ex presidente), Macri dijo que el acceso al Lago había mejorado gracias a Lewis, afirmación manifiestamente falsa. El poderoso empresario también ha gozado de beneficios especiales de parte de varios jueces, como lo demostró la prescripción de la causa en su contra por apropiación irregular de tierras de zona de frontera.

En ese marco, diversas organizaciones realizan desde hace varios años una manifestación hasta el Lago Escondido. Este año se toparon con una guardia armada que intenta cortarles el paso en una zona montañosa donde no se cuenta con señal de celular que permita informar la situación en el lugar en tiempo real.  La actividad es coordinada por la Fundación Interactiva para la Promoción de la Cultura del Agua (FIPCA).

Julio César Urien, titular de FIPCA, informó que antes de llegar al Lago Soberanía (en el trayecto hacia el Lago Escondido) la columna de manifestantes que se dirigía por el camino de montaña fue interceptado por un grupo de hombres armados que responden a Lewis, obligando a los marchantes a retirarse.

Los manifestantes decidieron acampar en la cabecera sur del Lago Soberanía. Dos policías de la provincia que acompañaban a la columna se retiraron por órdenes de sus superiores.

FIPCA informó que abogados vinculados a la organización presentarán un hábeas corpus «por la seguridad de las y los marchantes».

Por la tarde, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación informó que había recibido denuncias «de personas que se encuentran en este momento en el camino de montaña rumbo al Lago Escondido, en tierras de Joe Lewis. Mas de 40 personas de civil llegaron al lugar con armas de fuego para amenazar y que no continúen la travesía».

El médico sanitarista Jorge Rachid, asesor del gobierno de Buenos Aires, es uno de los integrantes de la columna agredida.

De la marcha también participan la CTA Autónoma, la Corriente Federal de Trabajadores y diversas organizaciones políticas.

Print Friendly, PDF & Email

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.