Paraguay: mentiras oficiales para encubrir el asesinato de dos niñas argentinas

Download PDF

Fuerzas de seguridad paraguayas asesinaron a dos niñas argentinas. Aseguran que fue en un «enfrentamiento» con guerrillero, pero difunden versiones falsas y el operativo no fue filmado.

Dos niñas de apenas 11 años fueron asesinadas por el ejército paraguayo.

Las versiones oficiales cubrieron de mentiras y afirmaciones incomprobables los hechos indudables: María Carmen Villalba y Lilian Mariana Villalba, niñas argentinas de sólo 11 años, fueron asesinadas por el ejército paraguayo.

Las niñas asesinadas por la FTC de paraguay (foto compartida por la Gremial de Abogados y Abogadas)

Autoridades y medios de comunicación repitieron relatos similares: Que se trató de un enfrentamiento. Que desarticularon un campamento del veterano Ejército del Pueblo Paraguayo. Que habían «abatido» a dos «lideresas» guerrilleras. Que una de ellas sería Magna Meza, mencionada como dirigente histórica del EPP. Que, en realidad, una de las niñas era hija de Magna Meza. Que había un número «indeterminado» de armas secuestradas y detenidos en la acción y que se había desbaratado a uno de los «campamentos más grandes» del EPP.

También aseguraron que las niñas estaban vestidas con ropa militar, pero que las mismas habían sido quemadas «por protocolo COVID-19».

El operativo no fue filmado, supuestamente por «dificultades técnicas». En paralelo, desde la fiscalía a cargo de Federico Delfino sostuvieron que las niñas tenían, en realidad, entre 15 y 17 años y que una de ellas era hija de Magna Meza. El propio presidente Mario Abdo Benítez -el mismo que se reunió con Mauricio Macri el 13 de julio pasado- se hizo presente en el lugar de los hechos, sacándose fotografías con personal de la Fuerza de Tareas Conjunta (FTC) que estuvo a cargo de la acción. En su cuenta de Twitter, el mandatario calificó la intervención armada como «operativo exitoso porque fueron abatidos algunos integrantes del EPP».

Cuando tomó estado público que las niñas eran de nacionalidad argentina, el general Héctor Grau -ex comandante de las FTC y actual integrante del grupo- afirmó que Argentina se había convertido en una «guardería» para soldados del EPP.  En declaraciones reproducidas por el diario paraguayo ABC Color, el militar reconoció que ninguna de las niñas era hija de Meza, pero que probablemente se trataba de familiares que habían sido «introducidas» recientemente en Paraguay.

Según informó la Gremial de Abogados y Abogadas, las niñas fueron enterradas de apuro en Yby Yaú, donde fueron asesinadas. Contra lo prometido por las autoridades, los cuerpos no fueron entregados a las familias en ese lugar, sino que fueron desenterradas y trasladadas a Asunción.

La jueza a cargo impidió que la familia y sus abogadxs participaran de las tareas forenses; tampoco se permitió la presencia del cónsul argentino, a quien la magistrada paraguaya ni siquiera le recibió una nota del gobierno que encabeza Alberto Fernández.

Violación a los Derechos Humanos

La Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (CODEHUPY) cuestionó «el acento triunfalista del gobierno, en relación a un hecho que está más cerca de ser caracterizado como terrorismo de Estado». El organismo apuntó a la «premura» para sepultar los cuerpos antes de que fueran identificados y entregados a las familias, en lo que parece un intento de  «borrar evidencias del terrible suceso».

Por su parte, el gobierno argentino -a través de un comunicado de la Cancillería- señaló que no es posible aceptar «que no hayan advertido, quienes fueron testigos de los hechos acontecidos, la escasa edad de las niñas». Las autoridades argentinas rechazaron las afirmaciones de Grau sobre el rol de «guardería de soldados» que atribuye al país, informando que se habían realizado las protestas formales correspondientes.

En Misiones, en tanto, el Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género convocó a una marcha para mañana, lunes 7, en la plaza 9 de julio de la ciudad de Posadas.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *