Indicios de persecución

Download PDF

Preocupantes criterios de la Policía Federal y la Justicia para disponer el allanamiento sobre el informático Javier Smaldone.

El martes pasado allanaron y demoraron al especialista informático Javier Smaldone. La Policía Federal el atribuye responsabilidades en la masiva filtración de datos de esa fuerza ocurrido en agosto de este año.

Javier Smaldone, en una charla en Salta en febrero de este año

La fuerza elevó un informe al juez Federal Rodriguez, solicitando el allanamiento de la vivienda del informático en base a una serie de «indicios» que -según sostiene- vincularían a Smaldone con el hecho investigado.

El propio Smaldone compartió imágenes del expediente a través de su cuenta de Twitter, en un hilo que puede leerse en Threader.

Los efectivos señalan en el informe que en las redes sociales Smaldone incurre en el «hostigamiento hacia el personal policial que investiga causas conexas». En particular, hace referencias a alusiones sobre el cabo primero en especialidad en computación Manuel Landajo, encargado del «ciberpatrullaje» sobre cuentas de Twitter -su nombre aparece en el auto de procesamiento de dos imputados en otra causa vinculadas a otro hackeo.

En las capturas de tuits incluidas en el informe también hay críticas a la empresa Personal y hasta sugerencias sobre qué lenguaje de programación aprender, temas que son evidentemente ajenos al delito que supuestamente se investiga.

Otro de los elementos recolectados se refiere a una visita de Smaldone a una localidad en Santa Fe, a la que asistió como colaborador de la fundación Poder Ciudadano, entidad que realizó la Observación Electoral sobre los comicios de esa provincia.

Una de las capturas de tuit incluidas entre los «indicios»

El análisis de los efectivos también pondera las tecnologías que maneja el informático, las que serían «concordantes» con las que se habrían evidenciado en los ataques; en un diagrama, los autores del informe policial asocian al informático con el manejo de Nginx (servidor web y proxy), el sistema operativo Ubuntu (distribución popular de Linux) y los lenguajes Java y Python. Tales tecnologías son de uso común en estudiantes y profesionales de informática, en particular para quienes optan por el Software Libre; la utilización o el conocimiento de las mismas no puede vincularse con una actividad en particular.

Los autores del informe policial reconocen que los aludidos indicios «no son considerados determinantes» en forma aislada; sin embargo, concluyen que «el cúmulo de los mismo y un análisis íntegro permiten determinar un grado de sospecha fundada». También evalúan como sospechosos la coincidencia en las tecnologías que maneja el informático en cuestión y los lugares por los que anduvo.

El juez hizo suyos los argumentos policiales, señalando que Smaldone «se encuentra participando activamente y de forma remota mediante comentarios relativos al tema de los hackeos» (el subrayado es nuestro)

Espionaje

Parte de la información reunida en el expediente proviene del «ciberpatrullaje», y muestra el seguimiento principalmente de la cuenta de Twitter del informático, al parecer con el objetivo de delinear un perfil ideológico y de intereses; allí pueden verse posteos en los que cuestiona al voto electrónico (y se burla de los legisladores que lo defienden, en particular de Pablo Tonelli).

Con la firma de la división de Investigación de Delitos Tecnológicos, subcomisario Carlos Alberto Aguirre, la Policía Federal le pidió al Juez que solicite a la empresa Telecom la información referida a las llamadas entrantes y salientes del teléfono del investigado, así como los datos sobre la activación de antenas que permitirían reconstruir la ubicación del dispositivo. El juez hizo lugar a la medida, autorizando a saber con quién habló Smaldone y en qué lugares estuvo, pese a que la solicitud en cuestión no explicita las causas para tan amplia recolección de datos.

Ya en 2017, cuando se produjo la primera filtración y el hackeo de cuentas del Ministerio de Seguridad, la policía realizó actividades de inteligencia sobre el informático, aunque no estuvo procesado por aquel evento.

Otro aspecto que estuvo en la mira policial fueron los comentarios vertidos por Smaldone respecto de distintos hechos que desnudaron deficiencias de seguridad en diversas reparticiones. Tales comentarios son lógicos en alguien interesado y con conocimientos en el tema; al parecer, poner en evidencia las fallas convierten a alguien en sospechoso de aprovecharlas.

En el operativo, Smaldone fue esposado y trasladado a dependencias policiales, pese a que no hubo resistencia ni obstáculos para el desarrollo del allanamiento.

Es difícil desvincular este hecho con el protagonismo del informático en el rechazo al voto electrónico, así como sus denuncias sobre las deficiencias del sistema de escrutinio provisorio usado en las PASO, y en particular sobre los antecedentes de la empresa que estuvo a cargo del mismo, la multinacional Smartmatic.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *