El lenguaje de quienes no son escuchados

Download PDF

Un nuevo crimen racista cometido por policías desató enormes protestas en todo Estados Unidos. Trump amenazó con reprimir a balazos. El gobernador de Minnesota decretó el toque de queda.

El martes último se difundió un video de varios minutos que muestra a un policía blanco con su rodilla sobre el cuello de un hombre afroamericano que repite «no puedo respirar» (I can’t breath). Se llamaba George Floyd y murió en manos de los uniformados.

Durante las revueltas en Minneapolis fue incendiado el precinto del Departamento de Policía. Foto: John Minchillo, AP

Las imágenes fueron capturadas por un transeúnte en la ciudad de Minneapolis, Minnesota y rápidamente se viralizaron. A pesar de la pandemia, una multitud tomó las calles de la principal ciudad del Estado, en una protesta que incluyó la quema de edificios abandonados y al menos una estación de policía.

La versión policial aseguraba que Floyd se había resistido al arresto; sin embargo, otro vídeo (en este caso, tomado por la cámara de seguridad de un restaurante próximo a los hechos) evidencia que el hombre de 31 años no opuso resistencia alguna.

Las manifestaciones se extendieron por todo el país. La CNN informó de choques entre manifestantes y policías en Brooklyn y patrullas atacadas en San José, California. También hubo protestas en Houston (Texas), Atlanta (Georgia) y en el propio Washington DC. El medio inglés The Guardian, en tanto, dio cuenta de que hubo disparos en Denver, Colorado, cuando un grupo de manifestantes bloqueaba una autopista.

El presidente Donald Trump decidió apelar a la estigmatización y la represión violenta. En un tuit publicado esta mañana, el mandatario calificó de «matones» a los manifestantes, al tiempo que advirtió que «cuando empiecen los saqueos, empezarán los tiros» de la policía.

Foto: John Minchillo/AP

Mientras tanto, Derek Chauvin -el efectivo que asfixiaba a Floyd con su rodilla- fue arrestado y procesado, acusado de cometer «homicidio en tercer grado» y «homicidio involuntario». Si bien Chauvin y los otros tres policías presentes durante el asesinato fueron despedidos de la comisaría, organizaciones de derechos civiles advirtieron que pueden incorporarse a otras dependencias policiales e incluso ser recontratados en el mismo lugar en el futuro.

En ese marco, el gobernador de Minnesota -el Demócrata Tim Walz- decreto el toque de queda en las ciudades de Minneapolis y Saint Paul, el que estará vigente entre las 20:00 y las 6:00 AM. «Es tiempo de reconstruir nuestra comunidad, y eso comienza con la seguridad en nuestras calles», aseguró el mandatario.

El asesinato de Floyd se suma a la larga serie de crímenes raciales en los Estados Unidos, un país donde las posibilidades de que una persona afroamericana vaya a prisión son 6 veces superiores a las de una persona blanca no latina, y donde los salarios varían según el origen étnico y el color de la piel.

Como en otras ocasiones, fueron las protestas las que dieron visibilidad a la injusticia. En 1966, Martin Luther King había expresado en una entrevista que «las revueltas son el lenguaje de quienes no son escuchados». 54 años más tarde, la realidad confirma la vigencia de esas palabras.

 

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *