El gobierno porteño sale en defensa de la policía letal

Download PDF

El Secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, defendió el accionar del policía que causó la muerte de un hombre por una patada.

El momento de la patada letal

Las cámaras de seguridad muestran a un hombre de pulóver rojo con las manos en la espalda a quien súbitamente un oficial de policía le asesta una brutal patada en el pecho. Las manos del transeúnte golpeado se mueven al costado; en ellas no había ningún arma.

El hombre de pulóver rojo se llamaba Jorge Martín Gómez. Murió a causa de una fractura de cráneo como consecuencia de la caída luego del golpe brutal del policía, quien fue identificado como Esteban Armando Ramirez.

La crudeza de la toma no deja mucho margen para las especulaciones y desmiente completamente la versión policial que intentó presentar a la víctima como una amenaza inminente. Según el relato de la fuerza, había una denuncia contra Gómez por amenazas en la vía pública con un arma blanca; para justificar la patada mortal, los efectivos hablaron de que la víctima mortal había exhibido un arma y que el golpe fue aplicado sólo para mantener la distancia. El vídeo deja en claro que no existía ningún riesgo para Ramirez.

Como lo hiciera Patricia Bullrich en numerosas ocasiones, D’Alessandro también decidió dar carácter  de verdad a la versión policial según la cual la patada sólo buscó mantener la distancia. La elocuencia del vídeo impide presentar a Gómez como una amenaza inminente; el funcionario, en cambio, refiere a sucesos que habrían ocurrido en momentos anteriores al hecho y califica a la víctima mortal de «drogado». Según consignó Tiempo Argentino, el funcionario reconoció que la escena es «muy brutal»; no obstante, justificó el desenlace asegurando que «también lo es andar por la calle con un cuchillo» constituyendo una potencial amenaza. La conclusión es clara: amenazar es justificativo suficiente para aplicar una represión capaz de matar.

D’Alessandro no dio puntada sin hilo: aprovechó el hecho para insistir en la ventaja de utilizar las pistolas Taser -cuestionada por organismos internacionales- en situaciones como esta. La liviandad con la que un oficial apela a la violencia hacen temer que la generalización de tales armas sólo multiplicarán las desgracias.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *