Crece el reclamo por la libertad de Facundo Molares

Download PDF

Facundo Molares lleva más de un año detenido ilegalmente en Bolivia. Los gobiernos de Fernández y Arce aún no lograron su liberación. Este martes habrá manifestaciones frente a sedes diplomáticas.

«Se contrasta la rapidez de la dictadura en encarcelar a los militantes del pueblo con la lentitud de los gobiernos democráticos en liberarlos». Así resumió la situación Hugo Molares, juez de Paz de Trevelin y padre del fotorreportero argentino que permanece preso desde noviembre del año pasado, sin que mediara una acusación formal que justifique la privación de la libertad.

Facundo Molares Schoenfeld fue detenido por la dictadura boliviana  cuando se encontraba internado en el Hospital Japonés de  Santa Cruz de la Sierra. El militante argentino estaba cubriendo, cámara en mano, la compleja situación originada en las manifestaciones violentas contra Evo Morales, cuyo epicentro era precisamente la ciudad mencionada.

Foto: María Alaniz

La justicia y las fuerzas de seguridad bolivianas, a tono con las intenciones de la dictadura que encabezó Jeanine Añez, utilizó los antecedentes políticos de Molares -ex integrante de las FARC- para difundir un relato carente de pruebas, responsabilizándolo de participar en un choque entre sectores golpistas y manifestantes contrarios a la destitución del mandatario constitucional, circunstancias en las que se habría producido la muerte de dos activistas derechistas. La versión oficial aseguraba que el reportero había sido herido en el enfrentamiento y que por esa causa se encontraba internado en el nosocomio. Sin embargo, cuando el padre de Facundo se trasladó hacia Santa Cruz comprobó que su hijo sufría un problema renal crónico, razón por la que requirió atención médica. El juez de paz señaló desde el principio que su hijo había sido imputado en una causa que ya llevaba 10 días de trámite y en la que ni siquiera había sido mencionado: la detención y el dictado de la prisión preventiva se basaron en indicios endebles y en una campaña de prensa. Lo llevaron incialmente a la prisión de Palmasola, ignorando las recomendaciones de los médicos, poniendo en riesgo su vida.

A pesar de su estado de salud delicado, Facundo fue trasladado en diciembre a la cárcel de máxima seguridad de San Pedro de Chonchocoro, ubicada en La Paz, que es la unidad penitenciaria donde mayor cantidad de muertes se produce anualmente por falta de atención médica.

El jueves último, el fotoperiodista debió ser trasladado de urgencia al Hospital de Clínicas en La Paz por insuficiencia renal aguda y la presencia de líquido en los pulmones. Los estudios que le realizaron al ingresar al nosocomio arrojaron positivo para COVID-19.  Ya en el centro de salud, Molares fue esposado a la camilla.

El 1 de octubre pasado, la cancillería argentina envió una nota al juzgado interviniente en el caso en la que solicitó que se considere «la cesación de la prisión preventiva» bajo la cual se encuentra el fotorreportero. La presentación cursada a través del Consulado General destaca la situación de urgencia por el estado de salud de Facundo y remarca las circunstancias de «denegación de la justicia» y «violación de los derechos humanos» contra el ciudadano argentino.

La cancillería también apuntó contra las sucesivas suspensiones de la audiencia para considerar la liberación de Molares. Al menos desde agosto el juzgado a postergado esa instancia de manera reiterada aduciendo en cada caso deficiencias formales, como la correspondiente notificación a las partes. La semana pasada volvió a suspenderse la audiencia, que ahora está prevista para el jueves 26.

Frente a ese cuadro, Hugo Molares manifestó que «hoy con Arce en el gobierno y Evo retornado, todavía sigue enredado en la maraña burocrática de la justicia boliviana».

En tanto, desde la nueva gestión del MAS, el Ministro de Justicia y Transparencia Institucional Iván Lima Magne solicitó a la fiscalía general que «revise la acusación» contra Facundo, ya que el funcionario no encuentra «ni un solo elemento o prueba para acusar penalmente a este ciudadano».

El propio Evo Morales pidió en un tuit que «por razones humanitarias y ante la vida en serio peligro, repatrien al fotoperiodista argentino, Facundo Molares, preso político del gobierno de facto desde noviembre de 2019».

El peso de las manifestaciones de Evo y del propio Ministro de Justicia aún no han logrado revertir la lógica del sistema judicial y penitenciario boliviano. Ese funcionamiento no sólo afecta a Facundo, sino a muchos otros presos políticos de la dictadura que encabezó Añez.

El Ministerio de Justicia informó ayer que se le habían quitado las esposas. «Ninguna persona en Bolivia puede sufrir ningún trato cruel, inhumano o degradante. Hoy Facundo está hospitalizado, con trato digno y tratamiento médico respectivo», expresó la cartera mediante un comunicado difundido en redes sociales.

Pedido plural por la liberación y repatriación de Facundo

La Coordinadora en Solidaridad con Facundo Molares impulsó un petitorio dirigido a los gobiernos de Argentina y del Estado Plurinacional de Bolivia en el que exigen a ambos que actúen de manera inmediata «para liberar y repatriar al fotoperiodista Facundo Molares quien acaba de ser internado con riesgo de vida». Decenas de referentes de derechos humanos, organizaciones políticas, sociales y sindicales de Argentina suscribieron la presentación. Entre los firmantes se encuentran Nora Cortiñas, Adolfo Pérez Esquivel, el ex presidente paraguayo Fernando Lugo, Francisco Paco Olveira (Curas en la Opción por los Pobres), el poeta VIcente Zito Lema y el actor Norman Brisky, entre otras personalidades. El pedido también lleva las firmas de organizaciones y colectivos de Colombia, Bolivia, Dinamarca, Francia, Chile y Brasil, entre muchos otros.

Este martes 24 de noviembre se realizará una Jornada Nacional por la Libertad de Facundo, con movilizaciones hacia la embajada y consulados de Bolivia.

En Buenos Aires, la concentración se realizará desde las 13:00 hs frente al edificio de la embajada de Bolivia, en Avenida Corrientes 545. La manifestación se dirigirá luego hacia la sede de la Cancillería Argentina.

En Córdoba, la cita está prevista para las 11:00 frente al Nuevo Centro Shopping, en Duarte Quirós al 1300. La actividad continuará frente al Consulado del Estado Plurinacional de Bolivia, en Figueroa Cáceres  368.  La manifestación se expresará también pidiendo justicia por el periodista Sebastián Moro y el dirigente minero Orlando Gutierrez. Moro falleció en una clínica en La Paz como consecuencia de los golpes recibidos en los días en que se produjo el Golpe de Estado que impuso a Jeanine Añez al frente del gobiero; Gutiérrez sufrió el ataque de un grupo fascista afín a la dictadura que dejó el poder el 8 de noviembre último.

En Salta, el punto de encuentro será frente al consulado boliviano, en calle Mariano Boedo 34. La concentración se realizará a las 11:00.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *