Un obrero falleció en un silo de Bunge

Silo 205
Trabajadores junto al silo 205, donde ocurrió la desgracia (Foto: SL24.com.ar)
Download PDF

Un obrero falleció al caer en un silo de cereal mientras realizaba tareas de limpieza en la madrugada de hoy. El hecho ocurrió en la planta de la firma Bunge Argentina S. A. en la localidad de Puerto General San Martín de la provincia de Santa Fe.

Silo 205
Trabajadores junto al silo 205, donde ocurrió la desgracia (Foto: SL24.com.ar)

El trabajador fue identificado como Laureano Gómez, de 35 años.

Según consigna el medio SL24, el hecho tiene similitudes con el fallecimiento de Ramiro Burgueño, ocurrido hace 10 años en una planta cerealera de la empresa Vicentín. En aquel caso, los trabajadores declararon inicialmente que el joven había sido enviado por la empresa a realizar una tarea sin las medidas de seguridad correspondientes; sin embargo, las declaraciones cambiaron en sede judicial.

La Federación Aceitera difundió un comunicado responsabilizando a la empresa Bunge y enfatizando la necesidad de luchar no sólo por el salario sino también por condiciones dignas y equitativas de trabajo.

El hecho cobra particular relevancia en un contexto en el que desde el gobierno se impulsa una reforma laboral, luego de haber cuestionado los reclamos de los trabajadores por accidentes laborales.

A continuación, el comunicado de la Federación:

En la mañana de hoy falleció el compañero obrero aceitero Laureano Gómez, de 35 años, al caer en un silo con cereal en la planta de Bunge de la localidad de Puerto General San Martín. Desde la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina expresamos nuestro profundo dolor y repudio, y extendemos nuestra solidaridad a su familia y compañeros de trabajo.

Responsabilizamos a Bunge Argentina S.A. por este hecho. A la empresa le corresponde la implementación de todas las medidas preventivas y de seguridad que garanticen la vida y la integridad de los trabajadores que desempeñan tareas en sus instalaciones. Recursos para ello no le faltan: las empresas agroexportadoras han sido uno de los sectores más beneficiados por amplias medidas económicas y administrativas tomadas por el actual gobierno, aumentando sus ya extraordinarias ganancias. También le compete responsabilidad al Estado en sus distintos niveles, que no ejerce sus funciones de control de acuerdo al mandato constitucional de garantizar las condiciones dignas de labor y la salud de los trabajadores.

Llamamos a concientizar a los compañeros en la defensa de la integridad psicofísica y la vida de todos los trabajadores. Frente a la irresponsabilidad empresarial, debemos desde nuestra clase obrera fortalecer nuestra conciencia y defender con toda firmeza nuestro derecho no sólo a un salario digno, sino a las condiciones dignas y equitativas de trabajo.

Repudiamos los dichos de los dirigentes que le quitan toda responsabilidad a la empresa y cargan la culpa en el compañero trabajador fallecido. La organización gremial existe para la defensa de los derechos del conjunto de las compañeras y compañeros trabajadores. No para cuidar los intereses ni la reputación de una empresa.

Hay accidentes de trabajo que pueden existir como tales, pero sostenemos que con prevención se evitarían la gran mayoría. Aunque nuestra Federación no tiene actuación en la zona de San Lorenzo y Puerto San Martín, reafirmamos nuestra solidaridad con las compañeras y compañeros trabajadores aceiteros de la zona. Los trabajadores deben saber que pueden cesar las tareas de riesgo ante la mínima contingencia y que se encuentra también establecido por ley en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires la obligatoria institución de Comités Mixtos de Seguridad e Higiene. Es necesario conocer nuestros derechos para exigirlos.

Porque si era evitable, no es un accidente.

¡Basta de muertes obreras!

Comisión Directiva

Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina

F.T.C.I.O.D y A.R.A.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*