Trabajadores de Cresta Roja cortan la ruta 205

Los trabajadores de Cresta Roja siguen reclamando soluciones
Download PDF

Desde esta madrugada los trabajadores de la avícola cortan la ruta 205 contra los despidos y pidiendo soluciones ante el vaciamiento de la planta.

La medida se realiza a la altura de la Quinta Avenida, en el partido de Ezeiza. Hay preocupación ante la posibilidad de represión

Los trabajadores de Cresta Roja siguen reclamando soluciones

La crisis de Cresta Roja estalló cerca del final del gobierno anterior, y se profundizó con la gestión de Cambiemos, pese a las promesas

A continuación, Marcela Gutiérrez – ex trabajadora de una consignataria de la firma- repasa la historia de esta crisis:

Conocí Cresta Roja (Grupo Rasic Hnos.) en el año 2004, cuando entré a trabajar en una avícola consignataria de la marca en la provincia de Salta. En ese momento conformaban, junto a Granja Tres Arroyos y Soychú, un formidable oligopolio que dominaba el mercado del pollo en Argentina, subiendo y bajando precios a mansalva, forzando el cierre de las pequeñas avícolas, y por supuesto, explotando a sus trabajadorxs.
Ya en ese momento, según relato directo de los empleados, eran sometidos a un régimen laboral intenso. Mi trabajo en el área administrativa y de logística, me hizo conocer trabajadores de todas las categorías, y el reclamo salarial y por mejores condiciones laborales era una constante.

Subsidios y promesas incumplidas lo

Mientras tanto Ivo y Milenko Rasic, hijos de inmigrantes croatas, aumentaban su fortuna y alianzas estratégicas con los gobiernos de turno.

Cresta Roja creció hasta obtener dos plantas de faena en Ezeiza. El grupo Rasic construyó una estructura de producción altamente tecnificada, desde la genética hasta la distribución de más de 260 mil toneladas de productos. De ahí la pronta aparición de interesados por la empresa.

Pero en el mercado creen que los vínculos políticos fueron determinantes. La compañía fue acusada de evasión y de intercambiar favores, como financiar una cancha de golf en La Rioja en años del menemismo.

Las buenas relaciones con el gobierno kirchnerista tampoco fueron ocultas. El propio Milenko Rasic elogió las virtudes del kirchnerismo en  la web de Cresta Roja, donde calificó de “factor decisivo” la política oficial para favorecer al sector. La industria avícola creció en base a subsidios, créditos blandos del Programa de Financiamiento del Bicentenario y sin retenciones. Además, un convenio con Venezuela a cambio de petróleo, a través del Fidecomiso Néstor Kirchner, sustentó el aumento de la producción. Pero el escenario cambió y dejó una importante sobreoferta en el mercado, con la consecuente caída de precios.

Al entrar al proceso de quiebra, en el 2014, fue la AFIP el principal acreedor, y para seguir siendo beneficiarios de los subsidios, era requisito indispensable estar al día con esa agencia, lo que impidió que pudieran pagar la deuda cercana a los 1.200 millones de pesos.
Cuando la jueza Valeria Pérez Casado dicta la inhibición de bienes a los hermanos Rasic, casi un año y medio después, se dan con que los mismos estaban a nombre de otras sociedades fantasmas, excepto las dos plantas faenadoras.
De los 5000 empleados que llegó a tener, 3200 sobreviven con los REPRO del Estado.
Cuatro empresas avícolas muestran interés en participar de un operativo urgente para reactivar Rasic, y eventualmente comprar luego la quiebra o parte de los activos. En esa lista figuran la líder Granja Tres Arroyos y las entrerrianas Noelma y Soychú. También una destacada industria procesadora de huevos, OvoProt y Proteinsa que fueron quienes finalmente ganaron la pulseada.
Sin embargo las soluciones reales nunca llegaron para los trabajadorxs, que siguen luchando y siendo reprimidos por el actual Gobierno de Macri, pese a las promesas de campaña de María Eugenia Vidal .
En septiembre de 2017 un grupo de aproximadamente 800 trabajadores, intentan tomar la planta de Esteban Echeverría en reclamo por los salarios adeudados. Protagonizan varios cortes en la Autopista Richieri y acompañan las marchas de otrxs trabajadores despedidxs desde entonces a la fecha y desde hace un mes habían instalado un acampe en la planta de Tristán Suárez dónde ayer fueron reprimidos por gendarmería José Luis Leiva, vocero de lxs trabajadorxs despedidxs, aseguró que en la empresa “hoy solo quedan la mitad de los trabajadores que había en 2015” y criticó duramente al gobierno: “Vidal nos dijo que nos iba a ayudar y nos mandan a reprimir. Es un símbolo de lo que pasa en el país”.

Dos años después de que el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal anunciaran que la empresa avícola se iba a poner en marcha y reincorporar a los empleados suspendidos, el panorama es aún más desalentador. Ayer a la madrugada, en la planta que la avícola tiene en Ezeiza, 2.000 gendarmes reprimieron a 400 empleados suspendidos con camiones hidrantes y balas de goma.

Tras el fracaso del consorcio Proteinsa que se hizo cargo de la empresa en 2015, -con aval del Gobierno nacional y la justicia- la empresa que se hizo cargo de Cresta Roja hace dos meses es la granja avícola Tres Arroyos, a través de la firma Wade SA.

Lejos de avanzar con un plan de reincorporación de los trabajadores, el plan operativo que prensentó Wade para Cresta Roja, deja a 1100 empleados sin trabajo: 500 despedidos y 600 “suspendidos” con un sueldo de $10.000 por mes (pagado por el Ministerio de Trabajo) y la promesa de reincorporación que hace más de 2 años que no llega.
Mañana tienen una asamblea para decidir cómo continúa el plan de lucha.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*