Super flexibilizados

Foto Carrefour, SZ-U
Crédito: Sz-u
Download PDF

Carrefour y el sindicato de comercio que condice Armando Cavalieri acordaron rebajas salariales y retiros voluntarios. Gracias al gobierno, podrá despedir más barato y pagará menos contribuciones patronales.

En Carrefour tendrán vigencia varias de las medidas más polémicas del proyecto de Reforma Laboral que impulsa el gobierno. La gigantesca cadena de origen francés obtuvo este logro gracias a los oficios del gobierno, pero también por la predisposición de los dirigentes de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios.

De esta forma, una de las empleadoras más importantes del país -con 19.000 trabajadores- tendrá en los próximos años un régimen similar al que pretende el gobierno con la reforma laboral.

Para el Ministerio de Trabajo, los papeles presentados por la cadena son suficientes para justificar el inicio del Procedimiento de Crisis previsto en la Ley de Empleo,  el cual está reservado a empresas que se dispongan a suspender o despedir a un porcentaje de su personal debido a “razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas” (Ley 24.013). Con ese aval oficial, comenzaron las negociaciones entre Carrefour y el sindicato de comercio.

Foto Carrefour, SZ-U
Crédito: Sz-u

La delegación de la empresa estuvo encabezada por su Director de Asuntos Corporativos y Recursos Humanos, Leonardo Scarone. Se trata de un directivo con amplia experiencia en negociar en nombre de las patronales, ya que fue vicepresidente de Relaciones Institucionales de Panamerican Energy y Director de Recursos Humanos de Danone, según consigna en su curriculum en la red Linkedin.

Del lado gremial, al frente de la comitiva estuvo Armando Oriente Cavalieri, quien lleva 32 años al frente del sindicato mercantil. En ese lapso se ubicó más de una vez del lado de la flexibilización laboral, como recuerda el medio Gestión Sindical.

Cavalieri ya le había dado una alegría al gobierno firmando un incremento salarial del 15% en dos cuotas, con una cláusula de revisión en enero del próximo año. Ahora, el acuerdo le permite a Carrefour gozar de algunas de las ventajas de la reforma laboral que impulsa el gobierno, como la reducción de las indemnizaciones y de los aportes patronales.

Los puntos del acuerdo

El acta suscrita por el sindicato y la empresa establece su vigencia hasta el año 2021, por lo que la corporación tendrá vía libre para aprovechar las ventajas del Procedimiento de Crisis.

Acta Carrefour Cavalieri
Acuerdo Carrefour-Cavalieri

La representación sindical aceptó que los futuros incrementos salariales de los empleados se calculen sobre el básico, y no sobre el total de sus salarios; estos incluyen sumas acordadas con la empresa, controlante de una de las cadenas de supermercados más poderosas del país. De esta forma, los aumentos de sueldo de los trabajadores de Carrefour serán proporcionalmente menores a los del resto de los trabajadores de comercio.

El acta establece la posibilidad de que la empresa suscriba “acuerdos individuales de desvinculación”, ofreciendo pagar a hasta 1.000 empleados una “gratificación” de hasta el 150% del valor de la indemnización que le correspondería; no obstante, y en virtud de que el procedimiento de crisis estará vigente, la empresa podrá abonar el 50% de las indemnizaciones en los despidos sin causa. En consecuencia, los trabajadores se ven ante la alternativa de dejar voluntariamente su puesto de trabajo o correr el riesgo de un despido sin causa e indemnización disminuida. El texto del acuerdo tampoco garantiza que la empresa brinde ese 150% en todos los casos.

La empresa podrá cerrar sucursales, previa comunicación al Sindicato con 30 días de antelación. Cuando eso ocurra, los trabajadores “que decidieran mantener la relación laboral” serán reubicados por la firma según sus propias necesidades (el texto habla de “mantener un equilibrio sustentable en la dotación de cada sucursal”), otorgando a la firma potestades que no están contempladas en los acuerdos paritarios.

La ayuda a la empresa no se agota en las facilidades para despedir personal: la empresa pagará sólo el 50% de las contribuciones previsionales patronales durante 18 meses, lo que constituye en la práctica un subsidio de la ANSES en favor de la poderosa firma. Este “ahorro” servirá para costear los retiros voluntarios y mantener los puestos de trabajo hasta octubre del próximo año; pasado ese lapso, la empresa estará en plenas condiciones de despedir bajo las condiciones del procedimiento de crisis.

Algunos laboralistas señalaron otro aspecto que también implica un avance en el sentido de la reforma laboral: al establecer pautas salariales diferenciales y modificar condiciones laborales (traslado de personal), instaura de hecho una negociación por empresa con cláusulas que van en detrimento de los acuerdos paritarios generales.

La parte sindical, en cambio, no reservó muchas potestades para la acción gremial: el Acuerdo Preventivo de Crisis contempla la paz social, implicando un compromiso de la FAECyS de no realizar medidas de fuerza.

Rechazos y resistencia

Como es habitual en los grandes sindicatos, el acuerdo no fue sometido a la consideración de sus bases antes de la firma. En este caso, el descontento se manifestó en la mayoría de las sucursales porteñas de la cadena, en las que sus trabajadores resolvieron parar en rechazo al acta.

Paros en Carrefour

El delegado de Carrefour Warnes y sub-secretario de Relaciones Internacionales de FAECyS, Mario Amado, cuestionó la firma sin consulta; en declaraciones a Radio Del Plata, el dirigente consideró que a Cavalieri “le importan más los intereses de la empresa que la de los propios trabajadores”, al tiempo que manifestó el rechazo a la rebaja salarial plasmada en el acta. Más allá de la crítica a la gestión del máximo jefe gremial, Amado se mostró predispuesto a buscar acuerdos con la firma, aceptando que la alternativa a la felixibilización es la pérdida de puestos de trabajo.

La empresa tomó nota del rechazo de las bases; Francois Vincent, directivo de la firma, se reunió con delegados afines a Amado, quienes aceptaron levantar las medidas de fuerza. Amado integra hoy una línea opositora a Cavalieri, que postula a Ramón Muerza (Concejal por el PRO y delegado de Coto) para suceder al veterano dirigente.

Además, una parte de los trabajadores de Carrefour está encuadrado en el sindicato de Camioneros. Hugo y Pablo Moyano, se reunieron con el CEO de la empresa, Rami Baitieh; según informaron desde el gremio, acordaron la continuidad de los 1.700 empleados representados por la Federación camionera.

Para el abogado Héctor Recalde, el Acuerdo es ilegal e inconstitucional, ya que choca con el artículo 14 bis de la Carta Magna y avanza sobre aspectos que están más allá de lo previsto en la normativa (los procedimientos de crisis no tienen previstas las rebajas salariales, por ejemplo) y su homologación excede el tiempo de mandato del gobierno actual.

Puerta abierta a la flexibilización

La ayuda oficial y sindical le permitirá a Carrefour bajar los costos laborales y mejorar su competitividad en un mercado interno deprimido; lógicamente, las otras grandes cadenas no están dispuestas a resignarse a la desventaja, por lo que se espera que Cencosud y Coto intenten un camino similar al de la multinacional francesa. Según el diario Perfil, otros grandes actores del rubro -Dia%, Wal-mart y La Anónima- no tienen previsto seguir el mismo camino; sin embargo, el mismo medio consigna que otras empresas preparan una catarata de presentaciones para instalar condiciones como las que benefician a la cadena francesa.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*