Eso no pasa en los países serios

Download PDF

En Estados Unidos, trabajadores de General Motors cumplen 25 días de huelga en reclamo de mejoras laborales y salariales.

Trabajadores de GM en huelga. Foto: Bryan Woolston/Reuters

El sindicato United Auto Workers (UAW) mantiene un paro continuado desde el 16 de septiembre en demanda de mejoras laborales. Uno de los reclamos principales es el de seguridad laboral.

La medida de fuerza está ya en su cuarta semana; desde la firma estiman que ha perdido ganancias por u$d 660 millones, mientras que los trabajadores perdieron u$d 412 millones en salarios, según consignó hoy el Detroit News. Al mismo tiempo, diversos medios masivos de comunicación han comenzado a destacar los supuestos perjuicios que ocasiona la huelga, apuntando contra la dirigencia del sindicato, refiriendo supuestos casos de corrupción que los involucran. Sin embargo, quienes más están sufriendo son los propios trabajadores en lucha: varias semanas sin percibir sus salarios los pone en problemas para pagar los servicios e inclusive para llevar el alimento a sus casas; a pesar de ello, la medida continúa con fuerza y muchos se preparan para un conflicto largo: algunos empleados de GM buscaron empleos precarios y a tiempo parcial para poder mantener la huelga en pie, según revelaron diversos medios locales.

El conflicto empezó cuando vencieron los contratos entre GM y sus trabajadores, el 14 de septiembre último. Para entonces, la UAW ya había acordado con Fiat Chrysler automobile y Ford las renovaciones correspondientes por un nuevo período de 4 años. Con GM, en cambio, surgieron varias diferencias, según detalló el Detroit Free Press: la cobertura de salud para los trabajadores, la situación de los trabajadores temporarios -solicitan regularidad en los contratos-, el pedido de incremento salarial y el pedido de que se construyan más automóviles dentro de los Estados Unidos.

Alrededor de 48.000 trabajadores están de paro. Hasta el momento, la empresa no dio respuestas satisfactorias a estos puntos. En el plano salarial, por ejemplo, ofrece un incremento general en lugar de mejorar la paga por hora de trabajo, que es lo que reclaman la UAW. Por otra parte, la empresa decidió trasladar parte de la producción a otros países, en particular hacia sus terminales en México, donde se fabrica el 22% de los automóviles que se coemrcializan en USA; sin embargo, esa estrategia también está sufriendo dificultades, ya que las fábricas necesitan de insumos que se producen en los Estados Unidos.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *