Salta la precariedad en la salud

Marcha CTA A, frente a legislatura salteña
El reclamo contra la precarización en el área de Salud fue uno de los ejes de la protesta de ayer en Salta
Download PDF

El gobierno salteño quiere habilitar la contratación precaria de personal en el ámbito de la salud pública; las tareas de mantenimiento ya las cumplen empleados con derechos laborales minimizados.

El rechazo a esta iniciativa fue uno de los ejes de la protesta impulsada por la CTA Autónoma salteña junto a otros sindicatos (UPES, APSADES en el ámbito de la salud, además de ATE, ADIUNSa y UCRA entre otros) y que ayer se movilizó hasta la legislatura provincial.

Marcha CTA A, frente a legislatura salteña
El reclamo contra la precarización en el área de Salud fue uno de los ejes de la protesta de ayer en Salta

El gobierno de Salta elaboró una propuesta de modificación del Estatuto de la Carrera Sanitaria que implicará un cambio del escalafón y habilitará a realizar contrataciones precarias en el ámbito de la salud pública, mediante la modificación de dos artículos del Estatuto de la Carrera Sanitaria para el Personal de la Salud Pública de Salta. En concreto el oficialismo plantea separar los salarios de los médicos respecto de los haberes de los demás profesionales, conformando un subgrupo aparte con quienes cursaron carreras de al menos 6 años de duración; el otro cambio, en tanto, busca posibilitar el contrato de servicios para atender funciones de salud, lo que habilitaría la atención de funciones de la salud mediante el pago de monotributistas en lugar de contar con personal propio.

Los distintos colegios profesionales ya hicieron público el rechazo a la iniciativa, a la que consideran un duro golpe contra los equipos de salud.

La precarización continua

Los cambios cuestionados se suman a la situación de precariedad que sufren desde hace años los trabajadores de mantenimiento de los hospitales.

En el año 1.998 el gobierno de Juan Carlos Romero dispuso la privatización de las tareas de limpieza, lavado y provisión de alimentos en el ámbito de la salud pública. Esas tareas quedaron a cargo de tres empresas llamadas Todolim S.A., Trabasani S.A. y Cocirap S.A. Las tres firmas pertenecían al dirigente sindical y diputado recurrente Eduardo Abel Ramos (para repasar: FM Profesional, Cuarto Poder Salta). El correlato de esta privatización fueron los despidos masivos.

En 2010 las tres empresas devinieron en una Fundación unificada, denominada “Trabajo y Solidaridad”. El cambio de razón y el traspaso de los empleados vino de la mano de la continuidad de la “externalización” de los servicios. Quienes sufrieron estos vaivenes son aproximadamente 500 trabajadores.

Desde 2015 el gobierno salteño comenzó a reincorporar a los trabajadores al Estado, mediante designaciones temporarias en cargos de planta. Sin embargo, el ingreso llegó con trampa para los empleados, ya que no les reconocieron el tiempo de trabajo previo, ni en las empresas ni en la fundación.

Una representante de los trabajadores de la ex fundación, trabajadora del Hospital San Bernardo, explicó a ANCLA: “Vinimos acá a apoyar a todos los trabajadores de  salud y para decir que acá sólo con lucha se puede ganar”. Respecto de los ex empleados de la fundación, consideró que tienen “18 años de antigüedad robados” ya que el gobierno no les reconoce ese tiempo en los salarios ni tampoco cobraron indemnización por su desempeño en las empresas que prestaron anteriormente las tareas de mantenimiento. “Los trabajadores de los cinco hospitales públicos de Salta pasaron al Estado con cero antigüedad”, explicó la representante; “estamos pidiendo que el gobierno obligue al diputado Eduardo Ramos que nos indemnice o que el Estado se haga cargo, porque le estábamos prestando servicio a una entidad pública”.

Otras trabajadoras enfatizaron que ellxs mismxs deben proveerse de los uniformes, aspecto clave de seguridad e higiene para las labores que realizan en los hospitales.

Ramos continúa actualmente como presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados salteña, aunque su mandato vence este año y no se postula para renovar su banca. Pero además continuará ocupando un cargo relevante en la Federación Argentina de Trabajadores de la Salud (FATSA), donde fue designado como Secretario de Seguridad e Higiene.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*