Salta:

Download PDF

Quieren desalojar a la histórica UTD de Mosconi del predio que ocupan desde hace más 23 años.

La Unión de Trabajadores Desocupados de General Mosconi constituye una muestra latente de las potencialidades de la organización popular para dar respuesta a las necesidades de la población. El dirigente histórico José Pepino Fernández lo resumió con claridad ante ANCLA: la UTD construyó escuelas y viviendas, dio trabajo, arregló infraestructura en el municipio, mientras que los poderes públicos fueron incapaces de atender las problemáticas más acuciantes.

Pepino Fernandez
José Pepino Fernández, en la sede de la UTD Mosconi

Hace diez días, ANCLA visitó a Fernández en el predio ubicado en Alberdi y 25 de Mayo de la localidad del norte salteño, y que la UTD ocupa desde 1996. Los años y la diabetes han deteriorado su salud: ve muy poco, y sufrió la amputación de un dedo por el avance de ese mal que algunos atribuyen a las contaminación petrolera y sojera en la zona. Su lucidez y su espíritu de lucha, en cambio, están intactos.

Faltaban pocos minutos para el horario en que estaba previsto el lanzamiento de la Multisectorial 21F en la localidad norteña. Aún no habían llegado los referentes más conocidos, pero cientos de personas esperaban bajo el tinglado. La UTD prestó el local y participó de esa actividad, como lo hace en diversas instancias colectivas de lucha.

Pepino repasaba algunas de las actividades emprendidas por la UTD; la construcción de casas de vecinxs, el trabajo con jóvenes afectados por el consumo problemático, huertas agroecológicas, entre otras. Lo acompañaba una mujer, Mary, quien resaltó precisamente el valor del trabajo con lxs jóvenes, a quienes no sólo les brindaba trabajo sino contención emocional.

El referente también resaltó la importancia del conocimiento que tienen lxs trabajadorxs a partir de la labor concreta que realizan; son ellxs quienes mejor conocen el lugar, las características del suelo, las de los yacimientos, y su experiencias les permite precisar qué tipo de instrumentos, instalaciones y equipos son los adecuados, más allá de lo que estipule la bibliografía. En ese sentido, Pepino fue crítico de «los que saben por Internet», lejos del territorio y de la realidad. Esos saberes que la academia suele desestimar son los fundamentos de las Universidades Populares, como la que conformaron en Mosconi en 2007 y que fue bautizada con las iniciales de los luchadores del pueblo que murieron durante represiones: ju.ve.go.sa.ba, por Justiniano, Verón, Gómez, Santillán y Barrios.

Cuando enumera los logros de la UTD, Pepino resalta que todo eso se hizo mediante la organización popular, contrastando con los gobernantes locales, provinciales y nacionales que -teniendo todos los recursos- no dieron respuesta a las acuciantes necesidades de una población que ha sufrido el abandono de YPF, los desmontes de la expansión sojera y la falta de alternativas económicas derivadas de una visión que sólo prioriza los grandes negocios.

Demanda contra la historia y contra la organización popular

Acto 21F Mosconi
La Multisectorial 21F hizo su lanzamiento desde el predio de la UTD

En los años ’90, luego de la privatización de YPF, muchos pueblos quedaron diezmados como consecuencia de la privatización de la petrolera. La firma estatal no sólo representaba la principal fuente de puestos de trabajo en esas regiones; era también un soporte para las actividades sociales y culturales.

Las localidades de Mosconi, Vespucio y Tartagal, ubicadas en el Departamento San Martín de la provincia de Salta, estuvieron entre las más afectadas.

En Mosconi funcionaba el Club Transporte, creado y solventado por lxs trabajadorxs de YPF, según refirió la abogada de la UTD, Mara Puntano. La letrada explicó que la sede fue ocupada de manera «pública, pacífica e ininterrumpida» por la organización social desde 1996; en ese lugar vive Pepino Fernández, hace ya 23 años.

A pesar de haber transcurrido más de 20 años de ocupación y uso del lugar, de la enorme función social de la UTD, de las 2000 personas que trabajan en torno a sus proyectos, la actual comisión directiva del Club Transporte pretende que Pepino y sus labores sean desalojados. Para ello cuenta con dos abogados ligados al poder municipal y con la mirada de una parte de la justicia que niega la importancia de la obra del organización y -en definitiva- desestima el valor de las necesidades sociales.

Es que la UTD es un mal ejemplo para el poder y para el discurso liberal que pretende que el lucro empresario sea el único actor económico.

La solidaridad con Pepino Fernández y con la UTD llega desde distintos puntos del país, desde organizaciones sociales, sindicatos y agrupaciones políticas. Saben que un desalojo pondría en primer lugar intereses particulares por sobre las necesidades sociales, sancionando a las manos que se organizan solidariamente para construir futuros colectivos.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *