PASO: escrutinio por detrás de las noticias

Download PDF

En las PASO para definir candidaturas nacionales el oficialismo juntó alrededor del 35% de los votos en todo el país. Las elecciones muestran paridad en Santa Fe y Provincia de Buenos Aires, donde la demora en la carga de datos generó polémicas y denuncias.

Chivo en Santa Fe
Las elecciones de Santa Fe tuvieron demoras y sorpresas. Foto MinutoUno

Sumados los 24 distritos del país, el frente oficialista cosechó un 35% de los votos, porcentaje que puede sufrir alguna variación menor cuando se carguen los datos faltantes. Las fuerzas en las que participa el kirchnerismo, en tanto, reunen cerca del 28%, sin contar algunas alianzas híbridas donde su incidencia está desdibujada. En total, Cambiemos recibió el visto bueno de más de 8.300.000 electores, en tanto que las variantes de Unidad ciudadana junto a los frentes justicialistas donde el kirchnerismo tiene incidencia importante (Frente para la Victoria rionegrino o Chaco merece más de Capitanich) ronda los 7.000.000.

Seguramente estos serán elementos para definir las estrategias a futuro de los candidatos y organizaciones políticas.

Cambiemos se alzó con un triunfo holgado en la Ciudad de Buenos Aires, donde la lista encabezada por Carrió reunió un 49,95% de los sufragios, cuando se cargaron los datos del 99,38% de las mesas. Las listas de Unidad Porteña, donde el kirchnerismo tiene un rol central, alcanzaron al 20% del total. Ni la lista de Lousteau ni la del massismo exhibieron números acordes con sus expectativas previas.

Cambiemos puede también ufanarse de haber arrebatado el búnker de los Rodriguez Saá y de haber desplazado al kirchnerismo en la complicada Santa Cruz de Alicia Kirchner; también puede exhibir su avance en Santa Fe, donde el Frente Progresista quedó relegado al tercer lugar.

En este último distrito, sin embargo, los comunicadores del macrismo intentarán relativizar la gran elección de Frente Justicialista que encabezó Agustín Rossi. Esa alianza tiene como principal componente a la Unidad Ciudadana, al punto que la lista con esa denominación juntó el 61% de los votos del agrupamiento.

Esa relación de Cambiemos con las estrategias de comunicación son particularmente relevantes en la provincia que gobierna el socialista Miguel Lifschitz. Hasta muy entrada la madrugada los números indicaban una ventaja para Cambiemos, que luego fue revertida. Al momento de escribir esto, con el 97,97% de los votos escrutados, el frente que lleva a Rossii le saca algo más de 12.000 votos de diferencia, revirtiendo la tendencia que parecían señalar los datos anteriores.

En provincia de Buenos Aires la situación es más compleja. A la hora de las primeras coberturas Bullrich aventajaba a Cristina Fernández de Kirchner por 5 puntos o más; a la madrugada la diferencia se redujo a unas centésimas, faltando más del 4% de las mesas por escrutar.

El Frente de Izquierda, en tanto, realizó una elección pareja en la mayor parte del país. Un punto alto del sector de tendencias trotskista fue Jujuy, donde supera el 12% de los votos. Allí Gerardo Morales podrá decir que la ciudadanía lo ratificó, ya que Cambiemos quedó en primer lugar. Sin  embargo, la suma de las dos principales fuerzas que conformaron el frente que lo llevó a la casa de gobierno perdieron 8 puntos respecto de 2015 (al menos en cuanto a votos para legisladores nacionales).

Ahora comenzará una confrontación de lecturas en función de la difusión pública.  La interpretación de los sentidos políticos de la votación llevará algo más de tiempo.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *