Las Rutas llevan a Calcaterra Macri

Calcaterra, Odebrecht, Báez
Calcaterra, Odebrecht, Báez
Download PDF

La empresa constructora del grupo Macri -actualmente bajo administración de un primo hermano del presidente- es una beneficiaria recurrente de la obra pública, y aparece vinculada tanto a Lázaro Báez como a la confesa coimera Odebrecht.

Calcaterra, Odebrecht, Báez
Calcaterra, Odebrecht, Báez

IECSA es la empresa constructora de la familia Macri que fue adquirida, según declara la familia, por Angelo Calcaterra Macri -primo hermano del actual presidente- en el año 2.007. Durante el gobierno anterior la firma resultó frecuentemente beneficiada en licitaciones de obra pública, y esa “buena fortuna” continuó con la gestión de su pariente.

El traspaso de IECSA generó muchas dudas: la operación se hizo cuando Mauricio Macri llegó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en beneficio de Angelo y Fabio Calcaterra, hijos de la Pia Macri. Angelo era directivo de SIDECO (empresa insignia de los Macri) y de la propia IECSA.

La compañía se presentó en muchas licitaciones en forma conjunta con otras empresas, integrando capitales y recursos para ofrecer sus servicios. Entre las firmas aliadas a IECSA aparecen en varias oportunidades Austral Construcciones -del procesado Lázaro Báez- y la polémica brasileña involucrada en múltiples escándalos.

Una investigación de la periodista Gabriela Cerruti publicada en su sitio Nuestras Voces revela los vínculos fluidos entre la empresa de la familia presidencial y la del empresario afín al gobierno kirchnerista que está actualmente procesado en causas de corrupción.

El artículo mencionado señala que IECSA y Austral compartieron domicilio legal en muchas de las licitaciones, en una dirección habitual en la primera.

Cerruti también repasa las obras que consiguieron en conjunto, como la pavimentación de un tramo de la ruta 9 y otras en Entre Ríos, Santa Cruz y Corrientes.

Las obras de mayor envergadura ganadas en conjunto fueron las represas hidroeléctricas en Santa Cruz, justamente en licitaciones que están bajo la mira de los jueces. El sitio ARG Noticias difundió en su momento el “acuerdo de entendimiento” entre las empresas en cuestión y la compañía china Synohidro, con la cual se presentaron en conjunto para la licitación de la represa hidroeléctica Néstor Kirchner.

La amiga Odebrecht

La constructora de los Macri se asoció en varios emprendimientos a Odebrecht, la empresa brasileña acusada de haber pagado coimas por 439 millones de dolares a políticos de al menos 12 paises, y cuyo ex titular está condenado a 19 años de prisión por corrupción.

La empresa brasileña reconoce en su página Web que participa de 8 obras en Argentina, incluyendo gasoductos, sistemas de potabilización de agua y el famoso Soterramiento del ferrocarril Sarmiento.

El modus operandi de la gigante carioca contempla el pago de sobornos y una infraestructura de empresas offshore para facilitar las operaciones; inclusive compró un banco en la isla de Antigua, según revela el diario El País.

Días atrás se conoció que Calcaterra también adquirió un banco en un paraíso fiscal, con el aval del Banco Central y con dineros provenientes de la obra pública ¿Se tratará acaso de una operatoria similar?

Las concesiones para Odebrecht e IECSa también incluyen los gasoductos cordobeses que están presupuestados en 9.000 millones de pesos. En esas obras también participa Electroingeniería, una empresa que creció de la mano de licitaciones ganadas durante el gobierno kirchnerista.

La mayor obra que involucra a ambas firmas es el cada vez más caro Soterramiento del tren Sarmiento; el periodista Lázaro Llorens publicó la historia de las licitaciones y los cambios en los sucesivos gobiernos: de los 400 millones de dólares previstos en la primera licitación, se llegó a los 3.000 millones. Inicialmente, la financiación debía estar a cargo de las empresas; sin embargo, Macri emitió en julio el decreto 797/2016 que ampliaba el presupuesto para asignarle 45.000 millones de pesos del tesoro nacional; sin embargo, la Comisión Bicameral de Trámite legislativo rechazó esa resolución.

En agosto de 2015 el entonces Ministro de Planificación Julio De Vido difundió una nómina con las 36 firmas más beneficiadas por este tipo de contratos; la información apuntaba a desacreditar la versión de que Lázaro Báez tenía ventajas en las licitaciones. Del listado surge que la mayor adjudicataria fue Techint, que IECSa ocupaba el tercer lugar y que el sexto puesto le correspondía a Odebrecht. La constructora de Báez, el Grupo Austral, aparecía en una lejana 36ava posición.

Hace dos semanas el abogado Daniel Igolnikov presentó una denuncia contra Calcaterra por el pago de coimas relacionadas con la operatoria de Odebrecht. El abogado tomó la información difundida por La Nación en la que se señala que la empresa brasileña reconoce haber ”ayudado” a Calcaterra.

La presentación no fue obstáculo para que la empresa familiar se hiciera con una nueva obra por 3.100 millones de pesos, en este caso para la Ciudad de Buenos Aires.

Más allá de las intencionallidades políticas, es claro que la obra pública constituye un área donde la corrupción permitió y sigue permitiendo el crecimiento de grupos económicos ligados al poder político. Y Angelo Calcaterra aparece en el centro del escenario.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*