Haciendo camino al andar

Download PDF

Urtubey inauguró 2 cuadras y un lomo de burro mientras miles de viajeros sufrían el deplorable estado de las rutas salteñas.

Luego de los aludes que afectaron a varias poblaciones de Salta y Jujuy, miles de personas quedaron varadas en distintos puntos de esas provincias por haberse cortado los pasos en la ruta 9 al sur de Purmamarca, y en la ruta 51 en las proximidades de la localidad salteña de Campo Quijano.

Más allá de las inclemencias del tiempo, los pobladores y los viajeros se toparon con el escaso compromiso de los gobiernos involucrados en atender las necesidades de los afectados, y con la falta de alternativas viables por el mal estado endémico de las rutas en la zona andina de ambas provincias.

El alud que asoló a las localidades de Tumbaya, Volcán y Barcena cortó por varios días la circulación por la ruta nacional Nº9; desde el gobierno jujeño solicitaron que quienes volvieran de Chile lo hicieran por el paso de Sico, en tanto sugirió la utilización de la ruta nacional nº40 o la provincial nº79 para llegar a San Antonio de los Cobres, a quienes quisieran llegar a Jujuy, a Salta o a otros destinos hacia el sur.

Esas alternativas requieren del tránsito por caminos deteriorados, con calamina o «serrucho» que pueden destruir a un vehículo; en los períodos de lluvia, el anegamiento hace extremadamente difícil la circulación en algunas partes. En el caso de la ruta 79, el paso del Dakar empeoró sensiblemente el estado de la carretera. En estos días hubo autos que rompieron amortiguadores, dirección u otros componentes debido a los movimientos violentos a los que someten a los vehículos.

Urtubey y rutas
Lomo de burro vs rutas en mal estado

Desde San Antonio de los Cobres, hay 20 km de tierra que incluyen desvíos, un puente que no lleva a ninguna parte (ver foto) y partes que bordean cauces de agua. Muchas veces se inició la pavimentación de ese tramo, pero nunca se efectivizó; los vecinos de la población andina ironizan con frecuencia sobre la promesa recurrente de campaña electoral y el anuncio repetido de la obra; como muestra de estos anuncios, recordemos que el gobierno provincial comunicó que las tareas comenzaban en 2012, y a comienzos del año pasado el nuevo titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, aseguró que la obra estaría lista para 2017; transcurridos 11 meses desde ese anuncio, no sólo no hubo avances en la pavimentación sino que la ruta incluye varios desvíos provisorios y escasa señalización. Existe un trazado de pavimento paralelo a la ruta en una pequeña parte del camino, pero continúa sin utilización.

Los aludes cortaron esta carretera en varios tramos; como consecuencia, las poblaciones andinas se vieron privadas de suministros y unos 2.000 viajeros (según el gobernador salteño) quedaron varados en la pequeña localidad de San Antonio de los Cobres. Quienes contaran con vehículos 4×4 podían dirigirse por la ruta nacional Nº40 hacia La Poma, Cachi y de allí seguir vía Cafayate o Salta; sin embargo, esa es otra de las vías que espera la acción estatal para tornarla en una alternativa accesible para cualquier vehículo: las bellezas del paisaje de la ruta más alta de américa están accesibles sólo para vehículos 4×4, atravesando caminos de cornisa ripiosos y de calzada estrecha.

En la tarde del martes 17 se reanudó el paso por la ruta 51 hacia Salta (y también en sentido contrario), pero el estado del camino es muy precario. Hay zonas en las que el agua sigue corriendo sobre el ripio, y las máquinas lograron abrir una calzada muy estrecha por la que intentan circular los vehículos en ambos sentidos.

Las rutas mencionadas más arriba son nacionales; las provinciales, en tanto, no presentan un panorama mejor. Según informa la Dirección de Vialidad Provincial, al día de hoy sólo se puede acceder con 4×4 al Parque Nacional El Rey; un par de días atrás se cortó el paso a Cachi por la ruta provincial Nº33 en la cuesta del obispo.

El gobernador salteño, mientras tanto, inauguró ante diversos medios una obra vial que dista enormemente de estas necesidades: en Cachi, en compañía de su pareja Isabel Macedo y el intendente Américo Liendro, el mandatario cortó las cintas para inaugurar dos cuadras de adoquinado y un lomo de burro. Cabe imaginar cuántas inauguraciones como esa deberían hacerse para sacar del aislamiento a poblaciones cuyo acceso está irremediablemente restringido en función del clima, sobre todo desde la desaparición de los trenes durante el menemismo.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *