El INTI cerrado y vallado ante protesta de trabajadores

Foto publicada en ANRed
Download PDF

Los 2100 trabajadores del INTI no pudieron ingresar a trabajar hoy a la sede del Parque Temático Miguelete, aduciendo “reparaciones de urgencia”. La junta interna de ATE había convocado a una protesta frente a la puerta principal del organismo.

Foto publicada en ANRed

Desde ATE denunciaron que la decisión forma parte de las medidas antisindicales que vienen llevándose adelante desde la autoridades. En el acto se leyó un documento en el que recordaron la violación de los correos electrónicos sufrido por activistas sindicales, la impugnación de las elecciones de delegados, entre otros. También señalaron que el gerente de Recursos Humanos Ernesto Luna llegó a cometer “usurpación de identidad de los delegados” para poder sancionar a quienes realizaban medidas de fuerza legítmas.

La actividad sindical buscó denunciar la malversación de fondos públicos, la persecución sindical y el reclamo de pase a planta permanente del 80% del personal.

El cierre estuvo a cargo del titular de ATE Nacional Hugo “Cachorro” Godoy.

Para los trabajadores, el cierre constituye un “lock-out patronal” que buscó invisibilizar la protesta.

El documento completo de la Junta Interna ATE INTI:

Persecución sindical, precarización laboral y corrupción en el INTI

Los trabajadores y trabajadoras del INTI hemos resuelto en una masiva asamblea llevar adelante este paro y conferencia de prensa para denunciar la difícil situación que venimos atravesando en el Instituto.

Sabemos que esto no escapa al ataque generalizado que está sufriendo la clase trabajadora en general, los estatales en particular, y en este marco, los organismos de Ciencia y Tecnología como el nuestro, que desde la asunción de Mauricio Macri, han sufrido despidos masivos, vaciamiento, el desguace del Conicet y la profundización de la política de que los científicos vayamos “a lavar los platos”.

Este ataque no podría llevarse adelante sin una política sistemática de ataque a las organizaciones sindicales, denunciadas por el gobierno como “mafias”. Las y los trabajadores tenemos mucho que decir sobre los dirigentes sindicales, imaginen sino lo que los estatales podemos denunciar sobre Andrés Rodríguez, histórico dirigente de UPCN, millonario, criador de caballos, eterno oficialista y firmador serial de paritarias a la baja. Pero no por eso nos confundimos. Una cosa son los dirigentes y otras nuestras organizaciones, herramientas de lucha y organización, sin las cuales quedamos indefensos ante el avance sobre nuestros derechos laborales.

Este ataque también se está llevando adelante en INTI contra la Junta Interna y los delegados de ATE. El mismo comenzó con la impugnación de las elecciones celebradas en diciembre de 2016, siguió con la censura a la casilla de mail de la Junta Interna y de las y los delegados para entorpecer la comunicación con los trabajadores, siguió con la injerencia de la patronal en el uso de las comisiones gremiales, y tuvo su corolario con un hecho gravísimo, la violación de las cuentas personales de los delegados, Mi INTI, para gestionar falsas licencias sin goce de sueldo, con el fin de descontar el día de paro del 13 de julio. El gerente de Recursos Humanos, Ernesto Luna, llegó al colmo de cometer un delito, como la usurpación de la identidad de los delegados para “castigarnos” por una medida de fuerza completamente legítima.

Estas medidas de fuerza no son caprichosas, responden a la sistemática violación del Convenio Colectivo de Trabajo por parte de las autoridades, a la cada vez mayor precarización laboral, al atraso salarial y a la imposición del presentismo, un intento disciplinador y flexibilizador que castiga principalmente a las mujeres trabajadoras.

A todo esto se suma el manejo absolutamente discrecional de fondos públicos, para lo que se han creado sectores “paralelos”, en áreas más que sensibles en la Institución, como la Gerencia de Finanzas y la de Infraestructura y Obras. Hay 20 obras en proceso en el INTI, que se realizan sin el necesario control en cuanto a la seguridad, sin ningún tipo de criterio de prioridad, sin que las licitaciones sean llevadas adelante por los profesionales de carrera del organismo.

Este desmanejo se evidenció dramáticamente con el incendio de un laboratorio del Centro de Procesos Superficiales, edificio que ha sido denunciado durante años por el riesgo eléctrico y las filtraciones del techo, pero en lugar de atender esa emergencia, se usan los fondos públicos para la construcción de un parque en la entrada del Parque Tecnológico.

Hacemos pública esta situación porque creemos que afecta a toda la sociedad. El INTI es un organismo de gran impacto en la calidad de vida y la seguridad de la población, por los controles, certificaciones e investigaciones que aquí se desarrollan.

Por eso apelamos a la solidaridad de toda la población trabajadora, al compromiso de los medios para denunciar estos atropellos, y exigimos al Gobierno Nacional y a las autoridades del INTI que terminen con estas prácticas y estos atropellos a nuestros derechos, que cumplan con las demandas planteadas desde el mes de marzo por las y los trabajadores, y que respeten la autonomía sindical y la organización independiente de las y los trabajadores

Junta Interna ATE-INTI

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*