Mirando las nuevas olas

Download PDF

En Europa disponen toque de queda y nuevas cuarentenas para enfrentar el nuevo incremento de casos de COVID-19.

Ya pasaron más de 7 meses desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia. En un principio, la gran mayoría de los países adoptaron medidas restrictivas a la circulación para frenar la propagación del COVID-19, aunque el alcance de esas medidas fue disímil: variaron desde cuarentenas estrictas hasta prohibiciones de determinados eventos públicos.

Algunos sectores plantearon fuertes críticas a esas decisiones por los efectos que traerían sobre la economía, lo que condujo a flexibilizar muchas de esas restricciones.

Los gráficos de los casos diarios en España, Irlanda y Reino Unido muestran claramente un nuevo ascenso (en base a gráficos generados con el paquete COVID19.Analytics)

Visto en términos globales, el número de contagios diarios siguió en aumento, aunque la cifra de decesos mostró una evidente tendencia descendente. Así, el 1 de junio se registraron unos 3.230 fallecimientos atribuidos al COVID-19, menos de la mitad de los 8.515 del 17 de agosto. Estas cifras varían levemente según la fuente, habida cuenta de la heterogeneidad en la carga de datos. Sin embargo, la disminución en la cantidad de muertes diarias, sumado al crecimiento cada vez más lento de los casos confirmados, alentó a creer que habría un paulatino retroceso de la pandemia que conduciría a la ansiada “nueva normalidad”.

Los nuevos datos demuestran que esas previsiones eran demasiado optimistas, Desde mediados de septiembre, muchos países evidenciaron un fuerte incremento en los casos confirmados diarios, lo que llevó a sus gobiernos a adoptar nuevamente medidas restrictivas de diferente profundidad. En Francia, Bélgica e Italia, se dispuso el toque de queda nocturno, mientras que en algunos países se volvió a la cuarentena.

A continuación, repasamos la situación de diversos países europeos y de los Estados Unidos.

Francia

El primer ministro francés, Jean Castex, anunció el jueves que habrá toque de queda en gran parte del país entre las 21:00 y las 6:00 a partir de ayer, viernes 23 de octubre (BBC). En la capital ya se había dispuesto una restricción similar desde el sábado pasado.

El funcionario advirtió que los próximos días serán “duros”, luego de reconocer que en las últimas 24 horas se habían registrado 124 decesos y más de 41.000 nuevos casos.

La medida afectará a más de 45 millones de habitantes y comprende a 46 de los 96 departamentos de la Francia continental.

Bélgica

El gobierno belga dispuso el toque de queda desde el pasado viernes 16 de octubre. La medida durará un mes (al menos) y abarca desde la medianoche hasta las 5:00, prohibéndose el expendio de bebidas alcohólicas a partir de las 20:00. (AP News)

Grecia

El Primer Ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció que regirá el toque de queda a partir de este sábado en Atenas y regiones aledañas. La mitad de la población del país se verá afectada por la medida.

Italia

Desde este viernes se endurecen las medidas en Roma y otras regiones, debido al fuerte incremento en la cantidad de casos de COVID-19. Regirá el toque de queda nocturno durante 30 días.

En las últimas 24 horas se computaron más de 19.000 casos.

España

Se confirmaron más de 19.000 casos en las últimas 24 horas. Pero el 19 de octubre el número superó los 37.800, la mayor cifra desde el comienzo de la pandemia. 

Este sábado termina el Estado de Emergencia en Madrid dispuesto por el gobierno nacional el pasado 9 de octubre. A partir de allí, seguirán rigiendo restricciones para las reuniones sociales (los fines de semana sólo se podrán juntar convivientes, los demás días se permitirán encuentros de hasta 6 personas) y la movilidad.

La región de Asturias solicitó al gobierno que se declare allí el Estado de Alarma, con miras a imponer un toque de queda en Oviedo y otras ciudades. Cataluña, por su parte, evalúa presentar una solicitud similar (El Diario, Telemadrid) . 

Reino Unido

Desde hace unos días, la cifra de nuevos casos supera cotidianamente los 20.000. En ese marco, Gales decidió adoptar una cuarentena por dos semanas, durante las cuales estarán cerrados los pubs, escuelas, tiendas y hoteles, solicitándoles a las personas que permanezcan en sus hogares desde las 18:00.

En otras regiones, como en Manchester, también se dispusieron medidas restrictivas, aunque sin llegar a la cuarentena o al toque de queda.

Irlanda

En la “isla esmeralda” el número de casos volvió a magnitudes similares a las de abril y mayo, período en el que se había alcanzado el pico de la pandemia.

Desde el último miércoles el país volvió a una cuarentena estricta por 6 semanas, cerrando negocios no esenciales y las únicas reuniones permitidas serán las bodas y los funerales (aunque bajo normas estrictas) (The Guardian). 

Estados Unidos

En el país del Norte se está viviendo una especie de “tercera ola” de COVID-19, con alrededor de 70.000 casos confirmados diarios. Esas cifras se asemejan a las que se contabilizaban en julio pasado. Este viernes se registró el segundo mayor valor desde el comienzo de la pandemia, con más de 75.000 casos.

Volvió a aumentar el número de fallecimientos diarios por COVID-19 (Imagen: Worldometers.info)

A 10 días de que culmine el proceso electoral nacional, las restricciones a las actividades son muy disímiles entre los diferentes estados, aunque la mayoría continuó con procesos de “reapertura”. Sin embargo, Nueva York, California, Texas, Nuevo México e Illinois pausaron esos avances, adoptando medidas restrictivas adicionales; en el primero de ellos, el gobernador Andrew Cuomo dispuso el cierre de negocios no esenciales en algunas áreas, aunque habilitó la reapertura de cines fuera de la ciudad de Nueva York (The New York Times)

 

Los datos evidencian que el desarrollo de la pandemia aún está lejos de detenerse. El descenso en las cantidades de muertes se relacionan a las medidas previas -que morigeraron el impacto en los sistemas de salud- y con el mayor conocimiento de la enfermedad, aunque en el último mes la cifra ha vuelto a elevarse de la mano de una nueva ola en los países que flexibilizaron las restricciones de movilidad.

En Argentina, en tanto, aún se manifiesta una tendencia creciente en el número de casos confirmados y en el de fallecimientos. Parafraseando una vieja canción de Charly García, mientras miramos las nuevas olas, ya somos parte del mar.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *