Fuera del mapa electoral de USA

Candidatos alternativos yankis
Candidatos que no suenan en la elección norteamericana
Download PDF

La fuerte polarización en las elecciones presidenciales norteamericanas y la intervención decidida de los grandes medios en relación a los principales candidatos, deja en el anonimato internacional a los demás postulantes.

Algunos de ellos podrían captar un caudal importante de votos, aunque estén lejos de amenazar a Clinton y Trump; no obstante, al tratarse de un sistema electoral indirecto, podrían tener una intervención relevante en caso de que los electores que reúnan los principales aspirantes no sean los suficientes para alcanzar la designación.

Cabe recordar que en el sistema electoral norteamericano no son los votantes quienes eligen al presidente.

Candidatos alternativos yankis
Candidatos que no suenan en la elección norteamericana

La veintena de aspirantes de reparto brindan un pantallazo de la sociedad norteamericana, donde se articulan valores rígidos, perspectivas heterodoxas y modos de vida dispares. Algunos de ellos tienen peso electoral en algunos distritos, aunque no ponen en riesgo a los dos aspirantes principales.

El candidato que a priori cuenta con mayores simpatías es Gary Johnson, candidato del partido Libertario. El nombre puede inducir a error: en los países de habla castellana el término designa a movimientos tanto de izquierda (como el Frente de Estudiantes Libertarios de Chile, )como de derecha (los partidos Liberal-libertarios, proclives a un capitalismo sin restricciones ni regulaciones). Johnson encarna claramente a la segunda opción.

La oferta alternativa también incluye a un ex agente de la CIA, Evan McMullin. Este candidato tiene posibilidades de alcanzar un resonante resultado en Utah. En su web de campaña enumera un conjunto de principios que dice sostener, entre los que se lee -por ejemplo- que el gobierno debe promover el mercado libre y proteger a la población desde antes de nacer hasta la vejez.

A la izquierda del mapa electoral aparece Jill Stein, candidata del Partido Verde que ronda el 2% de las voluntades, según la última encuesta del Wall Street Journal/NBC.

Stein encabeza una plataforma en la que se plantea enfrentar el cambio climático, reemplazar las fuentes de energía fósil por renovables, planteando que los trabajadores y de la comunidad sean los dueños del sistema energético.

La plataforma verde también plantea el cuidado de la salud y la educación como derechos; propone también etiquetar los alimentos que contengan organismos genéticamente modificados y defender de la discriminación a la comunidad LGTIBQ.

La candidata progresista fue muy dura con Hillary Clinton en los últimos días: recordó que la postulante demócrata “gastó décadas sirviendo consistentemente las causas de Wall Street, las guerras y la economía Walmart”.

A este grupo se agregan los “candidatos informales”, vinculados a sectores específicos o a demandas sectoriales.

Entre ellos está la princesa Khadijah Jacob Fambro, con una propuesta centrada en eliminar la brutalidad policial y en la legalización del Cannabis en los 50 Estados.

Esta última demanda es la principal del Partido Legal Marijuana Now que postula a Dan Vacek para la presidencia.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*