Algunos datos esenciales sobre las elecciones en Venezuela

Download PDF

La participación en las elecciones venezolanas fue mayor a la registrada en anteriores comicios boicoteados por la oposición. En octubre pasado, y con la participación de todos los sectores, el chavismo había obtenido el mayor número de votos.-

Nicolás Maduro fue reelecto ayer como presidente de Venezuela. Parte de la oposición se negó a participar, mientras EEUU y sus aliados desconocieron el comicio de antemano, sin tener en cuenta el nivel de participación que alcanzara ni la postulación de candidatos alternativos a Maduro.

Foto de Yeimy Ravelo
Foto: Yeimy Ravelo, Resumen Latinoamericano

Los principales medios de comunicación argentinos abordaron la información en línea con la posición del Departamento de Estado norteamericano: Clarín habla de “fuerte abstención”, La Nación sostiene que a las elecciones son “desconocidas por el mundo”; sin embargo, los datos surgidos del Consejo Nacional Electoral y las voces de veedores internacionales presenciales aportan una perspectiva claramente diferente.

¿Fue masiva la abstención?

Según informó el Consejo Nacional Electoral (CNE), hubo 8.603.336 votos válidos. Contabilizado el 92,6% de las actas transmitidas, la participación alcanzaba el 46,01%, con una pr0yección del 48%. (Fuente: CNE). A esas alturas, Nicolás Maduro alcanzaba 5.823.728 de votos, seguido de Henri José Falcón Fuentes, quien reunía 1.820.552.

Para tener una idea del impacto abstencionista, hay que compararlo con elecciones anteriores.

Maduro fue electo en abril de 2013 en unos comicios en los que se registraron 14.988.563 votos válidos. La diferencia es algo menos de 6,4 millones; es decir que el descenso en el número total de votos está casi 2 millones por debajo que el total de sufragios de este comicio.

Las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente del año pasado, también boicoteadas por la oposición, tuvieron 8.089.320 votantes, lo que representó el 41,53%.

El 15 de octubre del año pasado se renovaron las gobernaciones del país mediante elecciones regionales. Aún con la participación de la oposición, el número de votantes alcanzó los 11.035.898, lo que representó el 61,03% del total de electores habilitados. En esas elecciones, las últimas en las que participaron todos los contendientes, el ganador fue el oficialismo, que recibió 5.814.903 sufragios y venció en 18 de las 23 gobernaciones en juego.

En conclusión, la abstención en esta última elección fue importante, pero no habilita a concluir que esa postura represente a una mayoría.

¿Por qué gobiernos extranjeros y parte de la oposición desconocen los comicios?

El argumento habitual es que no habrían existido “garantías” en el proceso. Sin embargo, en febrero pasado el gobierno y la oposición participaron de instancias de diálogo para establecer un marco en el cual se realizaran las elecciones. Allí el chavismo propuso el Acuerdo de Convivencia Democrática por Venezuela, que finalmente fue rechazado por la mayoría de la oposición.

Participación elecciones venezolanas
Participación en las elecciones venezolanas, 20 de mayo de 2018 (Foto: Radio Gráfica)

En esa instancia, el oficialismo propuso que se solicitara la eliminación de las sanciones que pesan sobre el país; la oposición, en cambio, supeditaba esa solicitud a que “el Gobierno avance en el otorgamiento de garantías democráticas en Venezuela”.

La iniciativa presentada por la gestión de Maduro preveía solicitar a la ONU la conformación de una delegación de “acompañamiento y observación” electoral; también proponía asegurar “equidad en el acceso a los medios públicos y privados” para el desarrollo de la campaña electoral. El texto completo puede leerse (entre muchos otros medios) en Tal Cual Digital.

Estas propuestas no fueron consideradas suficientes por las principales fuerzas opositoras. Según denunció el representante oficialista Jorge Rodriguez, el jefe de la delegación opositora, Julio Borges, había recibido presiones de parte de agentes extranjeros para que no suscribiera el acuerdo.

Un día después de esa negativa, la voz del Departamento de Estado Norteamericano confirmó el beneplácito de ese país con el fracaso de la negociación: la vocera del poderoso órgano estadounidense, Heather Naruet, comunicó oficialmente el apoyo a la decisión de “rechazar los términos” propuestos por el gobierno venezolano.

Allí surgió la negativa a reconocer las elecciones, originalmente convocadas para el 22 de abril y luego postergadas hasta el 20 de mayo.

¿Hay países que reconocen a las elecciones?

Como es habitual en la elaboración de las noticias, la palabra “mundo” suele tener un significado más bien acotado.

Hasta el momento, los siguientes países han manifestado su reconocimiento a los resultados electorales en Venezuela: China, Rusia, El Salvador, Bolivia, Honduras y Cuba.

¿La abstención fue mayor que en otros países?

Entre los gobiernos que hoy desconocen el resultado de las elecciones, algunos llegaron al poder con participaciones similares o menores.

Sebastián Piñera llegó al Ballotage que lo consagró como mandatario chileno en comicios en los que apenas participó el 46,01% del padrón. La segunda vuelta tuvo mayor convocatoria, pero igualmente se mantuvo por debajo del 50%.

Por su parte, el presidente colombiano Juan Manuel Santos se impuso en una votación de la que sólo participó el 40,65% del electorado; al igual que en el caso chileno, la segunda ronda tuvo mejor performance, aunque quedó por debajo del 48%.

En la revisión de los mandatarios que se mostraron más enfáticos contra el gobierno venezolano, el presidente brasileño ocupa un lugar particular: Témer no llegó directamente por los votos, sino en virtud del “impeachment” (juicio político) contra la ex presidenta Dilma Roussef; aún no tuvo ocasión de someter su figura a elecciones, aunque una reciente encuesta a cargo de la consultora MTA le asigna un nivel de aprobación del 4,3% de la población, el 87,8% aseguró que nunca lo votaría. Eso ocurre mientras el candidato con más alta intención de voto, Lula Da Silva, permanece preso, como resultado de un proceso judicial seriamente cuestionado.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *