Tarifas de Gas: elementos para tener en cuenta

Gases
Datos, afirmaciones, desmentidas, sobre el gas y sus tarifas
Download PDF

El viernes 16 está convocada la Audiencia Pública que considerará las tarifas del gas. Aquí reunimos información sobre los temas que están en discusión en torno al tema.

La convocatoria de la audiencia especifica que la misma abordará “el traslado a tarifas de los precios del gas en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte”; eso significa que el gobierno no pone a consideración cuánto cobrarán las empresas productoras, sino sólo quién lo pagará.

El ministro y accionista de Shell acordó con esas compañías subir este valor a más del doble respecto de lo que se pagaba hasta abril de este año; el precio varía según la cuenca de donde se extrae (la de Neuquén, por ejemplo, es la más cara).

La argumentación oficial para sostener el tarifazo se centra en un conjunto de tópicos sobre los cuales la información disponible no avala la decisión de descargar sobre empresas y usuarios el incremento propuesto. A continuación relevamos algunos de los temas que están en juego, con los enlaces a la información correspondiente.

El costo en boca de pozo:

Desde febrero de 2004, por Decreto 181, se autorizó al Ejecutivo -a través entonces de la Secretaría de Minería- a acordar con los proveedores el valor del gas en boca de pozo. En base a esa norma, el Ministerio que dirige Aranguren resolvió pagar entre los us$ 4,48 y los 5,53 por MMBTU (resolución 28/2016, anulada por la Corte Suprema) . Esta decisión llevaría a que Argentina pague los precios más altos del mundo.

Gases
Datos, afirmaciones, desmentidas, sobre el gas y sus tarifas

El gobierno afirma que se pagaba poco por el gas en boca de pozo; sin embargo, YPF informó ente el Security and Exchange Commision de Nueva York que el costo de producción del millón de BTU es u$s1,92. Si bien este precio varía, no justifica el valor dispuesto por el gobierno. Los costos no son uniformes, pero no es razonable que esa variación sea tan significativa; y aún si así fuera, las empresas deberían demostrar públicamente el por qué de tales costos.

Si bien el gas no tiene un valor internacional uniforme como otros bienes esenciales, existe un valor de referencia internacional en base al índice Henry Hub; ese indicador estuvo en julio en u$s 2,82 por MMBTU.

Lo que aparece con claridad es la reticencia del gobierno a difundir y poner en discusión los costos de producción en boca de pozo.

Inversión e incentivos para el aumento de la producción. 

No hay elementos para sostener que en Argentina sean las bajas tarifas las responsables de que no haya inversión orientada a aumentar la producción: Desde noviembre de 2012 el Estado reconoce u$s7,5.– por MMBTU para el gas nuevo, es decir, aquél que resulta de abrir nuevos pozos. Lo que propone subir el gobierno es el precio que se paga por el “gas viejo” que se extrae de pozos ya en producción.

¿Las empresas ganan o pierden?

En general, las empresas distribuidoras declararon ganancias el año pasado. Camuzzi gas reportó más de 90 millones, Ecogas informó un resultado positivo de más de 18 millones.

– Las firmas que extraen gas en el país son YPF, Total Austral, Pan American Energy, Petrobas, Pluspetrol, LF Company, Tecpetrol, Apache y Chevron. La compañía de mayoría estatal tiene una participación en el mercado superior al 30%.

– El resultado operativo de Pan American Energy, según declara en sus balances de 2015, es de 5.693 millones de pesos.

– Un artículo de Página /12 reveló que las distribuidoras disimularon ganancias haciéndolas figurar como “gastos operativos”; de esa forma evadieron impuestos y alteraron sus resultados generales, lo que les permite reclamar la necesidad de aumentar las tarifas.

La supuesta excepcionalidad de los subsidios

Los datos indican que los subsidios al consumo no son algo “excepcional” en el mundo: un informe del Fondo Monetario Internacional publicado en 2015 señala que los subsidios al consumo del gas son altos en todo el mundo; en Rusia y Estados Unidos, el aporte fiscal supera los 2 dólares por persona. Lo que sí puede apreciarse en el informe es que el FMI alienta la disminución de esos subsidios.

– El esquema de tarifas que propone el gobierno no contempla segmentaciones; no tiene en cuenta el impacto que tendrá en relación con el ingreso de las familias; tampoco pondera las consecuencia para las empresas que requieren gas para la producción y que terminarán trasladando los mayores costos hacia los precios de sus productos.

Política del gobierno en YPF

La política que el gobierno lleva adelante en la empresa de mayoría estatal no se orienta a aumentar la producción, lo que incide en todo el sector debido a su alta proporción en el mercado.

YPF venía incrementando tanto su participación en el mercado local como el volumen de la producción de gas; ambos procesos se ralentizaron con el gobierno actual. En el 2016 la perforación de pozos cayó un 27% y el incremento de la producción fue cerca de la mitad del año anterior.

Consecuente con el rol que le da el gobierno actual, YPF aumentó la distribución de dividendos entre sus accionistas, a costa de reducir su inversión. El 7 de julio repartió $2,26 por cada acción, mientras que un año atrás había pagado $1,28.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*