Sigue pegando abajo

Fideos y harina en una joyería
La suba de los precios de los bienes de consumo esencial aumentaron este año pr encima del promedio
Download PDF

La devaluación del peso se trasladó parcialmente a los precios, rindiendo grandes ganancias a quienes poseen dólares y contrayendo el poder adquisitivo de la gran mayoría de la población que tiene ingresos en moneda nacional. Y la suba de precios afectó más a los sectores con menor poder adquisitivo.

Fideos y harina en una joyería
La suba de los precios de los bienes de consumo esencial aumentaron este año pr encima del promedio

La afirmación se desprende del incremento en el costo de la Canasta Básica Alimentaria publicada ayer por el INDEC. Este indicador mide el precio de un conjunto de alimentos que asegura el aporte de las calorías mínimas necesarias, y registró en mayo último un aumento del 4,8%.

En el mismo mes, el Índice de Precios que mide el organismo estadístico registró un aumento del 2,1%, lo que refleja que los bienes esenciales para la alimentación subieron más del doble que el promedio ponderado.

La Canasta Alimentaria parte de la base de que un adulto varón necesita consumir algo más de 6,2Kg de carne por mes (no se incluyen los cortes más caros), casi 5Kg de frutas y 5,7Kg. de hortalizas, entre otros alimentos. La medida se utiliza también como referencia para establecer la línea de indigencia; en lo que va del año muestra un incremento del 12,5%, superando los incrementos salariales de cualquier paritaria y -en particular- que recién alcanzará al 11,7% con los haberes de junio.

Una familia formada por una pareja de 35 años, esposa de 31, hijo de 6 e hija de 8, necesitó en mayo $7.473,63.- para no ser indigente. Esa familia hipotética es una de las que el INDEC toma como referencia para calcular estos indicadores.

Por su parte, la Canasta Básica Total -que establece el límite de la pobreza- mostró en el mismo período un aumento algo mayor, alcanzando el 12,9%. Una familia con las características descritas en el párrafo anterior necesitó $18.833,55.- para no ser pobre; esto equivale a 2,32 veces el monto de la jubilación mínima a partir del sueldo de junio.

En tanto, el seguimiento realizado por el centro CEPA sobre los precios de 37 productos de consumo -que incluye alimentos, bebidas, productos de aseo personal y de limpieza- reflejó un aumento del 16% desde comienzos de año, superando ya la pauta salarial firmada por numerosos sindicatos para todo 2018 y el tope que el gobierno busca imponer a docentes y estatales.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*