La remake: devaluación vs especulación

Afiche imparable
Ilustración de ANCLA, basada en una fotografía de Alasdair McLellan
Download PDF

El dólar volvió a cerrar en alza, pese a la masiva intervención del Central y la suba de tasas.

Esta mañana la moneda norteamericana llegó a cotizar $21,20. El Banco Central vendió reservas por u$d 1.382 millones y subió la tasa de política cambiaria para que los compradores se vuelquen más a las Lebac que al dólar, con lo que consiguió que bajara a $20,88 al final de la jornada; cabe destacar que algunos relevamientos lo ubican en $20,90.

El primer día de la semana, la divisa norteamericana había cerrado a $20,53; la cotización estuvo frenada por la venta del Banco Central, que se desprendió de u$d 214 millones. Los días siguientes, se mantuvo la tendencia alcista, y con ellas la intervención de la autoridad monetaria para frenarla: el martes se vendieron u$d 422.300 millones y el miércoles u$d 1.471 millones más.

En sólo una semana, el Central vendió u$d 4.343 millones, lo que a la cotización actual implica más de 90.000 millones de pesos.

Según repasa Ámbito Financiero, el Banco se desprendió de u$d 6.700 millones en dos meses, con el objetivo de evitar una mayor depreciación del peso que traería (aún más) presión inflacionaria.

Factores para la corrida

Los diversos medios especializados coinciden en señalar varios factores que incidieron en la suba exhibida por el dólar en la semana.

Uno de ellos es la decisión de algunos fuertes inversores que prefirieron desprenderse de las Lebacs y pasarse al dólar. En el caso de los tenedores extranjeros, habría pesado la aplicación del nuevo impuesto a la renta financiera, ante la cual prefirieron deshacerse de las letras.

Afiche imparable
Ilustración de ANCLA, basada en una fotografía de Alasdair McLellan

La suba de las tasas de los Bonos del Tesoro norteamericano provocó que muchos inversores decidieran abandonar sus activos en los países periféricos; la vulnerabilidad de Argentina ante las variaciones del mercado financiero internacional ya había sido señalada por la calificadora Standard & Poor’s en noviembre pasado, cuando ubicó a nuestro país en el segundo lugar mundial entre las más frágiles. Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) – difundido hoy en el sitio de Cynthia García– advierte que este factor tiene otra consecuencia peligrosa para la política económica oficial, dado que endeudarse será más caro.

Hay otras situaciones coyunturales que influyen en el cuadro actual, como la demanda de dólares por los créditos UVA y la necesidad de empresas de girar dividendos y pagar obligaciones en moneda extranjera.

Para CEPA, la situación no es meramente coyuntural: deriva de la decisión de liberalizar completamente el mercado cambiario -permitiendo la libre fuga de divisas-, la eliminación de requisitos para que vuelvan a salir los capitales que ingresen, así como los cambios sobre los depósitos obligatorios para los capitales “golondrina”.

Inflación o especulación

La suba del dólar impacta en los precios, favoreciendo el aumento de la inflación.

En un marco de salarios deprimidos, con paritarias constreñidas a incrementos del 15% anual, los incrementos de precios conllevan una transferencia de renta desde los sectores de menores recursos (que gastan necesariamente sus ingresos, sin capacidad de ahorrar) hacia los más concentrados, en particular en favor de monopolios que inciden en la formación de precios.

Por otro lado, tasas de interés muy altas benefician al especulador financiero, sobre todo cuando las operaciones reportan ganancias a corto plazo. Si la compra de bonos, los depósitos, y otras actividades financieras, generaran ganancias a mayor plazo, acaso podría estimular el crédito productivo de la mano de políticas en ese sentido. Si un inversor puede comprar bonos, letras y otros instrumentos, y llevarse una ganancia por encima de la inflación en corto plazo, esa inversión no se convertirá en impulso a la producción.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*