En bicicleta al pasado

Infografia bicicleta
Bicicleta financiera: ganar sin producir
Download PDF

En el último Foro Económico Mundial realizado en Buenos Aires, Macri invitó a los inversionistas a traer dinero, garantizándoles que podrán llevárselo “cuando lo decidan”; actualmente, el camino más fácil y rentable pasa por operaciones financieras, que ofrecen ganancias muy superiores a cualquier inversión productiva.

La liberalización del mercado cambiario, las tasas de interés elevadas y la eliminación del plazo mínimo de permanencia de los capitales en el país, convierten a la especulación financiera en la alternativa más rentable para cualquier inversor externo.

Infografia bicicleta
Bicicleta financiera: ganar sin producir

Esta semana, el Banco Central volvió a subir las tasas de interés, llevándolas al 26,25% anual. En un artículo publicado en Tiempo Argentino se cita a la directora del grupo Bein Marina dal Pogetto, quien explicó ante un medio español que con el dólar sin cambios -como se mantiene actualmente- se puede obtener una ganancia del 11% en dólares en apenas 3 meses. Ninguna actividad productiva puede brindar una rentabilidad comparable.

Una publicidad de un banco explicaba años atrás: “Plazo fijo básicamente es: yo pongo algo de plata en el banco, no hago nada, y después tengo más plata”. Hoy los plazos fijos no están recomendados por los asesores de inversión, porque hay otras formas en las que uno puede ganar más plata sin hacer nada.

Hagamos cuentas

Quien el martes pasado suscribiera Letes (Letras del Tesoro) a tres meses, por cada u$d 1.000 debía pagar en ese momento u$d 993,77 (es decir, 6 dólares menos por cada 1.000). En julio podría cambiar esas letras por el valor nominal, ganando 6,33 dólares por cada 1.000.

Además, esos dólares le costaron a razón de $15,55; es decir, $15.453 pesos. Si el dólar se recupera hasta -digamos- los $16,50 dentro de 3 meses, podrá convertir lo percibido por las letras en $16.500. Desde ese punto de vista, en sólo tres meses habrá ganado $1.047… sin hacer nada, como contaba la publicidad mencionada más arriba.

Si las letras se negociaban a mayor plazo, el costo bajaba: por seis meses el precio era de u$d 985,98, lo que significaba una ganancia de más de 14 dólares por cada mil. De hecho, las letras a un año rinden una ganancia del 3,44% en dólares.

¿A dónde va la lluvia de inversiones?

El economista Arnaldo Bocco, citado por Página /12, afirmó esta semana que de cada 4 dólares que llegan al país, “3 van a comprar instrumentos con tasas en pesos”, dato que revela la dinámica especulativa hacia la que marcha el país.

Esta política económica ya disparó las críticas incluso en sectores cercanos al gobierno; el fundamentalista neoliberal José Luís Espert remarcó que “con la tasa de interés a nivel extravagante, ¿quién va a producir así? Es una bicicleta financiera atroz”.

El cuadro resulta preocupante ante el retraimiento sostenido de la actividad económica, y la promesa del gobierno de que las inversiones traerían empleo, producción y crecimiento. Esas previsiones no cuentan con muchas justificaciones empíricas -en general, las economías que adoptaron esquemas de ajuste no se recuperaron como preveían-, pero además los datos concretos desalientan las expectativas en el único motor de la economía en el que confía el gobierno de Macri.

El célebre fallido de María Eugenia Vidal durante la campaña, cuando habló de cambiar “futuro” por “pasado”, se encarna esta vez en el regreso de la bicicleta financiera; no es casual que para hablar de las consecuencias del combo dólar-tasas-facilidades cambiarias, los medios y los economistas hayan tomado como referencia a las gestiones de Martínez de Hoz y de Cavallo.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*