Deuda para un siglo, ganancias inmediatas

Dujovne, Peña y Caputo
Dujovne, Peña y Caputo: tres de los denunciados por el endeudamiento a 100 años
Download PDF

El gobierno argentino sorprendió tomando deuda a 100 años; fuentes oficiales justificaron la medida señalando que otros países emitieron bonos centenarios, aunque omitieron mencionar que en esos casos las tasas fueron sensiblemente menores y que el monto total comprometido por Argentina es el mayor de todos.

Dujovne, Peña y Caputo
Dujovne, Peña y Caputo: tres de los denunciados por el endeudamiento a 100 años

El Ministerio de Finanzas anunció el lunes pasado la emisión de bonos por un total de 2.750 millones de dólares, con una tasa anual de 7,125 y vencimiento a 100 años.

Según informa El Cronista, el bono salió a 89,50 dólares por cada 100, llegándose a vender en torno a los u$d 90.

En concreto, la Argentina ofreció bonos por 2.750 millones de dólares; de ellos, sólo recibió alrededor de 2.475 millones, ya que la cotización en el mercado estuvo en un 90% del valor nominal.

De esa forma, una entidad que hubiera adquirido -por ejemplo- 1 millón de dólares en estos bonos, habría pagado 900 mil y cobraría cada año en concepto de intereses 71.250 dólares. En los 100 años la Argentina habrá tenido que reconocerle 7.125.000 dólares de intereses, además de devolver el importe completo del bono.

Desde el gobierno aseguraron que la colocación de esta deuda demuestra la credibilidad que habría alcanzado el país. Sin embargo, hay dos elementos que ponen en duda esta afirmación:

La tasa acordada es muy superior a las de otras experiencias similares. México se endeudó a un 5,25% anual, en tanto que Irlanda pactó un 2,35% y Bélgica un 2,3%. El artículo del Financial Times cuenta que estas colocaciones fueron arregladas con Goldman Sachs y Nomura y tienen como antecedentes el endeudamiento de Francia a 50 años, con un rendimiento del 1,9%.

– Ayer el MSCI decidió no modificar la categoría de Argentina a “mercado emergente”, manteniendo su calificación como “mercado fronterizo”. Las explicaciones para esta decisión se relacionan con la incertidumbre respecto de la sustentabilidad a largo plazo de las medidas pro mercado dispuestas por el gobierno actual

¿Quién gana con esta deuda? El vínculo HSBC

Un artículo de Página /12 destaca que los compradores de deudas a largo plazo suelen ser fondos de pensión, que tienen obligaciones a largo plazo. La colocación de bonos tan singulares indudablemente tiene un mercado muy específico, ajeno a la duración de la vida de los individuos.

El mismo artículo señala que esta operación tiene algunos ganadores inmediatos: los bancos que le propusieron la maniobra al gobierno y con los cuales los funcionarios tienen una fluida y larga relación: HSCB, Citigroup, Santander y Nomura.

Con el primero de esos bancos el Gobierno muestra una relación más que estrecha: su ex apoderada, María Eugenia Talarico, fue designada desde el principio como segunda de la Unidad de Información Financiera… entidad que debería controlar el lavado de dinero, donde el propio banco afronta innumerables denuncias. En el Banco Central, el Subgerente de Operaciones es Horacio Bertella, con la tarea de “dirigir, coordinar y supervisar las actividades de administración de las reservas internacionales del BCRA, de asistencia financiera a las entidades para atender situaciones de iliquidez, y de exterior y cambios, así como la concentración y liquidación de operaciones”. Bertella se desempeñó como Head of Fixed Income & Equity Trading del HSBC, y es hombre de confianza del CEO de esa entidad.

En el diario digital Sitio Andino se cita al Secretario de Finanzas Santiago Bausili (él mismo ex empelado de JP Morgan y del Deutsche Bank), reconociendo que la iniciativa fue de los bancos y no del gobierno,

¿Para qué es el endeudamiento?

Según el artículo de Sitio Andino mencionado arriba, Bausili informó que la toma de deuda busca cubrir “el margen de error por diferencia del tipo de cambio”: esto significa que el endeudamiento en dólares se debe a que el dólar está demasiado bajo, por lo que la deuda ya tomada resulta insuficiente para cubrir los gastos.

Se desprende entonces que este endeudamiento centenario no tiene por objetivo impulsar la economía.

¿Es raro que un país tome deuda con plazos tan extensos?

Bloomberg, compañía norteamericana que ofrece asesoramiento financiero a escala global, publicó un artículo de Stephen Mihm sobre los peligros de invertir en bonos de este tipo (denominados “Matusalem” por el largo período hasta su reembolso.

Mihn repasa casos en los que los emisores de la deuda desaparecieron antes de que se venciera el plazo y se pregunta por qué algunos países consideran que estarían dadas las condiciones para emitir deuda de larguísima duración; sobre este punto, el autor considera “la tendencia a creer que las condiciones actuales se mantendrán por siempre”: en los últimos años, los bancos centrales de los países no han generado inflación, por lo que los “inversores crédulos” podrían considerar seguro prestar a tasa baja durante muchos años.

¿Se trata aquí de inversores crédulos?. Si prospera la demanda iniciada por el diputado Darío Martínez y otros legisladores quizás sea posible develar si se trata de ilusionados inversionistas de largo plazo o de una maniobra que rinde resultados rápidos y sin ningún control, en favor de intereses privados.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*