Deuda para todxs, riqueza para pocos

Download PDF

Cuando los países se endeudan, los sectores más poderosos se enriquecen; los préstamos terminan engrosando cuentas bancarias en el exterior, pertenecientes a las clases altas de esos países.

En los 4 años del gobierno de Mauricio Macri, la deuda externa argentina creció en torno a los u$d 100.000 millones; según un informe elaborado por Sebastián Soler para «Voces en el Fénix», a septiembre del año pasado el endeudamiento se había incrementado en u$d 115.000 millones, lo que representa alrededor de un 25% del PBI.

Ese endeudamiento fue de la mano con una fuga de capitales de niveles récord, pisando los u$d 90.000 millones, como puede leerse en un artículo publicado en Infobae.

Aunque esos niveles de endeudamiento y fuga estuvieron entre los mayores del mundo, las consecuencias de la toma de deuda suelen constituir mecanismos para que las élites aumenten sus riquezas y las saquen de su país.

Un estudio realizado por investigadores del Banco Mundial reveló que el endeudamiento de los países que reciben «ayudas financieras» de parte de ese organismo termina favoreciendo el incremento de depósitos en cuentas privadas en los llamados «paraísos fiscales».

La afirmación surge del paper «Elite Capture of Foreign Aid», difundido recientemente, que fue elaborado por Jørgen Juel Andersen, Niels Johanessen y Bob Rijkes. Andersen es profesor asociado en la Norwegian Business School; Johanessen se desempeña como profesor en la Universidad de Copenhague; y Rijkers es Economista Senior en el Banco Mundial.

Los autores se basaron en la información trimestral proporcionada por el propio Banco Mundial acerca del envío de fondos a diferentes países y en los depósitos realizados en otros países, de acuerdo con el Banco de Pagos Internacional (BIS, por sus siglas en inglés). Comprobaron que en los países que recibían créditos, también aumentaban los depósitos en guaridas fiscales; en concreto, cada trimestre en que un país recibía créditos equivalentes al 1% del PBI, los depósitos en guaridas fiscales se incrementaban un 3,4% más que en los países que no recibían préstamos.

Si bien esa relación podría deberse a muchos factores, los economistas descartan diversas posibilidades ampliando los períodos considerados y tomando en cuenta otros estudios. Del mismo modo, observan que los flujos de dinero hacia las guaridas fiscales provienen de los sectores más ricos, mientras que los de menores ingresos frecuentemente no poseen ni siquiera una cuenta bancaria local. Otro aspecto significativo de los hallazgos de estos investigadores es que los flujos al exterior se dirigen hacia guaridas fiscales y no hacia otros centros financieros internacionales, lo que evidencia la intención de mantener en secreto la identidad de los beneficiarios. Esto, a su vez, es compatible con prácticas de corrupción, tanto del sector privado como de los funcionarios al frente de los países en cuestión.

¿Y Argentina?

El trabajo se basó en una muestra de los 22 países más dependientes de la ayuda financiera del organismo; Argentina no está en el listado analizado, pero sin duda lo que describen es compatible con la experiencia de los últimos años.

La fuga de capitales se refiere a los dólares que salen del mercado, sea por remesas al exterior, depósitos en guaridas fiscales, e incluso los que compran ahorristas para atesoramiento. Todo eso se expresa en los datos del Banco Central como «Formación de Activos Externos del Sector Privado no Financiero».

Es evidente que los sectores con mayor poder adquisitivo son quienes pueden adquirir dólares en mayor cantidad. Dos datos dan una idea de la fuerte concentración del mercado cambiario: en febrero del año pasado, entre un 3% y un 4% de las compras de dólares fueron por más de u$d 500.000 (informe de Chequeado.com); y en agosto (antes de que el gobierno de Macri impusiera las primeras restricciones a la compra de divisas), el Banco Central daba cuenta de que más del 60% de las compras fueron por más de u$d 10.000 dólares.

Como en otras partes del mundo, el endeudamiento masivo opera a favor del enriquecimiento de sectores poderosos, sin que redunde en mejoras en la infraestructura ni en la economía local.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *