Campo de batalla

Download PDF

Se cumple el segundo día de lock-out y cortes de ruta impulsados por grandes exportadores de soja. En contraposición, pequeños productores entregan verduras en diferentes plazas en favor de medidas redistributivas.

El jueves pasado, el gobierno publicó el decreto 230/2020 modificando el esquema de retenciones a las exportaciones, de acuerdo con las atribuciones y límites otorgados por la llamada «Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva» (27.541).

La norma en cuestión incrementa el porcentaje que deberán pagar por derechos de exportación de soja, derivados de la soja y biodiésel; al mismo tiempo, disminuye las alícuotas para las exportaciones de girasol, aceite de girasol y harinas de maíz y trigo. El gobierno ya había anunciado que habría «compensaciones» para los productores que en la campaña 2018/2019 hubieran vendido hasta 1.000 toneladas, con lo cual esos productores no deberían afrontar el aumento.

En Córdoba se demoraron camiones y se realizaron «controles de carga»

A pesar de que la medida afecta sólo a un pequeños porcentaje de los productores, las principales entidades representativas de las patronales agropecuarias decidieron convocar a un «cese de comercialización de granos y de hacienda» en todo el país. Aunque voceros del sector aseguraron que la protesta no incluiría cortes de ruta, hubo ruralistas que entorpecieron el tránsito en algunas vías, llegando incluso a realizar «controles de carga» sobre camiones.

Un exportador de Córdoba, Alejandro Dalmazzo, resumió quizás muy crudamente la perspectiva del sector, en un diálogo con Ernesto Tenembaum en Radio Con Vos:  «Yo si gané es porque laburé, porque me arriesgue, porque invertí», manifestó el propietario, desestimando el esfuerzo de los millones que vieron tronchados sus ingresos reales en los últimos años- Dalmazzo tampoco parece haber registrado las innumerables editoriales ni los cuestionamientos de funcionarios hacia sectores que tomaron medidas de fuerza en el pasado, ya que -según él-  «al único sector que se le pregunta cuánto ganó es al sector agropecuario».

Los intereses detrás del lock-out

Como se indicó más arriba, la medida cuestionada sólo representa un incremento en las retenciones para un pequeño grupo de exportadores. Para tener una idea de cuáles son los intereses que se ven afectados, cabe repasar algunos datos oficiales divulgados durante el gobierno de Mauricio Macri (cuya gestión contó, en líneas generales, con el visto bueno del sector que protesta en estos días).

La medida patronal responde, entonces, al rechazo de los exportadores de soja de mayor tamaño; de acuerdo con los datos de la Secretaría de Agroindustria, reunidos en un artículo de agrositio publicado en febrero del año pasado, el 35% de las exportaciones en 2018 fueron realizadas por 3 empresas: las norteamericanas Cargill, ADM (Archer Daniels Midland), y Bunge.

En septiembre del año pasado, la Subsecretaría de Programación Microeconómica (Secretaría de Política Económica del Ministerio de Hacienda) publicó el Informe de Cadenas de Valor correspondiente a la soja. El trabajo se basaba en datos recolectados a julio del año pasado y pone de manifiesto la fuerte concentración en el área, pues «se destaca un reducido grupo de gran tamaño que explica cerca del 50% de la producción». El informe también señala el papel preponderante de «los grandes traders mundiales» (además de los mencionados más arriba, nombra a COFCO -China- y Dreyfus -Francia) y algunos grandes grupos argentinos, como AGD, Vicentín y Cañuelas.

Verduras por la reforma agraria

En contraste con la postura de las grandes patronales agrarias, diferentes organizaciones campesinas y de agricultura familiar llevaron adelante un «verdurazo» en distintas plazas del país.

Esta medida fue impulsada por la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) junto a otras organizaciones campesinas, como el Movimiento Nacional Campesino, Vía Campesina, Frente Nacional Campesino, entre otras.

Foto de Santiago Botero, para ANRed

La expresión tuvo su epicentro en Plaza de Mayo, donde se distribuyeron 20.000 kg de verduras, poniendo el eje en la importancia de la soberanía alimentaria y el rol de los pequeños productores en combatir el hambre de la población.

La manifestación se planteó en contra del lock-out de las grandes patronales agrarias, pero no sólo se posicionó respecto de los derechos de exportación, sino también en favor de políticas públicas para los pequeños productores y por la ley de acceso a la tierra.

Se reinstala así el debate sobre el modelo de producción agrícola que debe impulsar el Estado en función de los intereses del país: las organizaciones de pequeños productores cuestionan un modelo de negocio que se apoya en grandes extensiones, grandes ganancias, uso de agroquímicos, monocultivo y otras prácticas que ponen en riesgo el medio ambiente y no generan soluciones para el mercado local. Por el contrario, reivindican la agricultura campesina y familiar, y reclaman el acceso a la tierra para esos productores que juegan un rol fundamental en la producción de alimentos.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

1 thought on “Campo de batalla

  1. Ante la censura, Walsh creo ANCLA (Agencia de Noticias Clandestina), junto a los militantes y periodistas Carlos Aznarez, Lila Pastoriza y Lucila Pagliai. El proyecto consistia en la puesta en marcha de una cadena informativa que emitio mas de 200 cables que circulaban de mano en mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *