Violencia policial en Tigre: un policía acostumbrado a matar

Eugenio Sosa
Vídeo difundido por El Argentino Zona Norte
Download PDF

Ayer, efectivos del Centro de Operaciones de Tigre golpearon salvajemente a un repartidor de harina luego de una discusión sobre el lugar en el que estaba estacionado un vehículo policial. CORREPI identificó a uno de los efectivos violentos como Héctor Eusebio Sosa.

En distintos medios se difundió el video en el que se observa la agresión policial; el diario cooperativo El Argentino Zona Norte informó que José Ojeda, de 57 años, recibió un culatazo por parte de uno de los uniformados y luego fue golpeado por los efectivos con ferocidad, ocasionándole la fractura en una  pierna. Ojeda fue detenido y llevado a la comisaría

Eugenio Sosa
Vídeo difundido por El Argentino Zona Norte

En el vídeo se observa al repartidor en el suelo, con el cuello apretado por un policía y con sangre en la cabeza.

La Coordinadora contra la Represión Institucional (CORREPI) informó que el efectivo que se ve manteniendo sujeto el cuello del repartidor es Héctor Eusebio Sosa, “el paraguayo”.

Sosa fue quien asesinó de cuatro balazos en 1999 a Víctor “Frente” Vidal, quien tenía entonces 16 años. El policía fue llevado a la justicia, pero fue absuelto luego de un acuerdo de “juicio abreviado” entre la fiscalía y el tribunal. El caso está descrito en el libro “Cuando me muera quiero que me toquen cumbia”, de Cristian Alarcón.

En 2006, Sosa volvió a matar: la nota en Página /12 da cuenta de que le disparó 3 tiros por la espalda a Jonathan Lorenzo y 2 balazos en la espalda y uno en la nuca a Jorge Andrés Martínez. En esa ocasión también hirió a Andrés Rivero.

En la misma nota se citan palabras de María del Carmen Verdú, de CORREPI, señalando que Sosa no sólo no fue condenado sino que fue ascendido mientras se sustanciaba el juicio por el primer asesinato.

El vídeo lo muestra ahora ejerciendo la violencia policial y exhibiendo su impunidad. En estos tiempos en los que desde el propio gobierno se alienta la violencia como herramienta de “seguridad”, Sosa se mueve a sus anchas.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*