Represor y secuestrador en democracia

Leiva disparando durante la masacre de avellaneda
Download PDF

Carlos Néstor Leiva fue uno de los ex policías condenados por su actuación durante la represión en la que fueron asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Hoy está preso por un secuestro extorsivo realizado en 2011.

Leiva disparando durante la masacre de avellaneda

Hace 15 años, distintas fuerzas de seguridad reprimieron violentamente a manifestantes que intentaban cortar el puente Pueyrredón.

En esa represión murieron Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, y hubo 33 heridos de bala. Aún está pendiente la investigación sobre las responsabilidades políticas por esos crímenes.

Carlos Néstor Leiva era sargento primero de la policía bonaerense. Se comprobó que el día de la masacre actuó de civil dirigiendo una patota que persiguió y disparó contra manifestantes por avenida Mitre.

Hay imágenes de video que lo muestran disparando desde una esquina de la Plaza Alsina, tomando la precaución de levantar los cartuchos servidos para que no quedaran evidencias de que estaba usando balas de plomo.

Leiva contó con protección de la fuerza, según se desprende de un artículo de Clarín fechado el 22 de junio de 2.003, donde cuentan que permaneció en la clandestinidad y que aún así se mantenía en contacto con sus superiores. En esas condiciones estuvo prófugo durante dos años.

Finalmente en el año 2007, fue condenado a 6 años y medio de cárcel por el delito de intento de homicidio.
Pocos meses después fue beneficiado con la libertad condicional, pero en 2009 fue nuevamente detenido mientras conducía un auto con patente trucha y portando un arma de guerra con la numeración limada.

A pesar de esos antecedentes, Leiva siguió actuando con notable facilidad.

En mayo de 2.011, como integrante de la “Banda de la autopista”, tuvo una participación central en el secuestro del cantante de cumbia Braian Sayago, por el que cobraron un rescate de 102 mil pesos. El Tribunal Oral en lo criminal Nº28 de la Capital Federal lo condenó a 11 años y medio de prisión como culpable de secuestro extorsivo calificado por haber pertenecido a una fuerza de seguridad.

En noviembre del año pasado la Cámara Federal de Casación Penal ratificó la condena unificada a 18 años, teniendo en cuenta la condición de reincidente y de ex miembro de una fuerza de seguridad.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*