Represor a su casa

Papel sobre Julio López
El papel de Etchecolatz refiriéndose a Julio López
Download PDF

El Tribunal Oral Federal Número 6 benefició con prisión domiciliaria a Miguel Etchecolatz.

Los jueces dispusieron que el genocida cumpla la medida en el domicilio en el que vivía en el año 2006, en Nuevo Boulevard del Bosque entre Guaraníes y Tobas, Bosque Peralta Ramos, de la ciudad de Mar del Plata.

Papel sobre Julio López
El papel de Etchecolatz refiriéndose a Julio López

La decisión lleva la firma de José Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero, quienes la justificaron por la edad del represor y por su estado de salud.

Con esta decisión, el ex jefe de Inteligencia de la Policía Bonaerense durante la dictadura se trasladará efectivamente al domicilio citado, ya que en otras causas había obtenido de los jueces un beneficio similar.

ANRed publicó el año pasado un resumen de las penas dictadas contra el represor: fue condenado en seis causas vinculadas al terrorismo de Estado. En 1986 fue condenado a 23 años de prisión por tormentos en 95 hechos comprobados; en 2004 recibió una pena de 7 años por la supresión de identidad de Carmen Sanz, hija de desaparecidos; la primera condena a prisión perpetua fue dictada en 2006, bajo los cargos “delitos de lesa humanidad en el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina entre 1976 y 1983”;  en 2014 se lo encontró culpable de homicidios, tormentos y privaciones de la libertad contra 128 víctimas en el marco de un genocidio, por lo que se le impuso prisión perpetua; en marzo de 2006 llegó la tercera condena a perpetua, por el secuestro y la desaparición de dos estudiantes universitarios. En esta última instancia, el tribunal dispuso la unificación de la condena.

El 13 de octubre pasado comenzó un nuevo juicio por delitos de lesa humanidad contra 125 víctimas,en el que Etchecolatz es uno de los nueve imputados.

Cabe recordar que el represor fue beneficiado por el indulto dictado por Menem en 1990, y favorecido por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Estas dos normas impidieron el avance de la justicia por 19 años, hasta que la Corte Suprema las declaró inconstitucionales y fueron derogadas en 2003 por el Congreso de la Nación.

Etchecolatz también es el principal sospechoso de la segunda desaparición del testigo Jorge Julio López. Al final de las sentencia dictada en 2014, el ex Director de Investigaciones de la bonaerense se acercó con un papel al tribunal en el que se leía el nombre de López y la palabra “secuestrar”.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*