Los medios alternativos cuentan quién era Rafael Nahuel

Rafael Nahuel
Rafael Nahuel estaba aprendiendo carpintería.
Download PDF

No era militante mapuche, tenía apenas 22 años y le peleaba a las duras condiciones en su barrio humilde. Lo mataron por la espalda cuando se solidarizaba con la causa del pueblo mapuche, que reclama sus tierras ancestrales para vivir de acuerdo con sus propias pautas.

Rafael Nahuel
Rafael Nahuel estaba aprendiendo carpintería.

Mientras los medios hegemónicos instalan la idea de un “enfrentamiento” y dibujan un enemigo interno, diversos medios de comunicación permiten acercarse a la corta historia de este joven de un barrio del Alto de Bariloche; para ello le dan voz a quienes lo conocieron, a quienes compartieron experiencias con Rafael.

En Estos Días es un medio rionegrino dirigido por el periodista Santiago Rey que se dedica a temas políticos y sociales, para el cual “la noticia no es mercancía”. Allí podemos saber que Rafael era el hermano del medio de una familia que vive en el barrio Nahuel Hue, una zona del Alto de Bariloche que carece de infraestructura básica y cuyos habitantes son estigmatizados por sectores de la sociedad barilochense.

Rafael no era un militante mapuche, aunque sí lo es su tía María, una de las mujeres detenidas durante el violento operativo represivo para desalojar a la comunidad de Lafken Winkul Mapu en el que las fuerzas de seguridad también retuvieron a niñxs de entre 1 y 10 años. Era un muchacho trabajador, que hacía múltiples changas y que se destacaba como soldador, según cuenta Fernándo Fernández Herrero, coordinador de la fundación San José Obrero, un referente social con pocas posibilidades de que su voz se transmita en los grandes medios.

El artículo también refiere que Rafael aprendía carpintería, mientras participaba en el espacio del Colectivo Al Margen.

De su tarea como soldador y solidario  cuenta justamente Alejandro Palmas, del Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen. Allí relata que en las últimas semanas Rafael arregló el arco del Centro Cultural Ruka Che, y que se enorgullecía de sus ancestros mapuches. Palmas describe el marco de la vida del muchacho con una sentencias reveladora: “conseguir laburo piola con apellido mapuche y dirección en el Nahuel Hue es casi una utopía”.

Hay que acercarse a la página de Facebook del Centro Cultural para leer que “Ruka Che acompaña la irreparable perdida de Rafa, parte de nuestra familia. Acompañamos a su familia en este doloroso momento, junto a colectivo y semillero al margen”; acaso eso ayude a sacarse la pintura opresiva, mezquina y estigmatizadora que despliegan los grandes medios.

Ayer murió baleado por la espalda, víctima de la represión brutal de varias fuerzas de seguridad coordinadas, aunque el arma homicida estuviera puntualmente en manos de un efectivo de la Prefectura. La acción masiva de las fuerzas represivas revela que fue una decisión del poder político, del Estado en ejercicio de la violencia contra sectores que reclaman.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*