Fiscal de la Corte: “debe cesar la enseñanza religiosa en horario escolar” en Salta

Aula con crucifijo
el Procurador Fiscal ante la Corte Suprema dictaminó contra la enseñanza religiosa en escuelas salteñas
Download PDF

El Procurador Fiscal ante la Corte Suprema, Víctor Abramovich Cosarin, dictaminó que en Salta debe ordenarse “el cese de la enseñanza religiosa dentro del horario escolar”.

Aula con crucifijo
el Procurador Fiscal ante la Corte Suprema dictaminó contra la enseñanza religiosa en escuelas salteñas

El dictamen surge de una demanda planteada en el año 2010 por un grupo de madres cuestionando la obligación de la educación religiosa en las escuelas públicas salteñas -que en la práctica implica la enseñanza de la religión católica apostólica romana-, la individualización sufrida por los niños y niñas, y las prácticas propias del catolicismo impuestas en las instituciones escolares más allá de los horarios previstos para la clase de religión, entre otros aspectos. Las prácticas a las que se refiere la demanda contemplan -por ejemplo- la obligación de rezar a comienzos de la jornada o la transcripción de oraciones en los cuadernos. La demanda, acompañada por la Asociación de Derechos Civiles, planteaba la inconstitucionalidad de normas incluidas en la Ley Provincial de Educación y en la Constitución Provincial.

La Constitución de la Provincia de Salta contempla en su artículo 40 -referido al sistema educacional- que los padres y tutores “tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban en la escuela pública la educación religiosa que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. La ley provincial 7546, por su parte, establece entre los objetivos de la educación primaria el de brindar “enseñanza religiosa, la cual integra los planes de estudio y se imparte dentro de los horarios de clase, atendiendo a la creencia de los padres y tutores quienes deciden sobre la participación de sus hijos o pupilos” (inciso ñ del artículo 27. El resaltado es nuestro).

En el año 2.012, el juez de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Marcelo Dominguez emitió un fallo que ordenaba el cese de las prácticas referidas más arriba, aunque rechazó la declaración de inconstitucionalidad del artículo cuestionado de la Constitución provincial y de la ley de Educación salteña.

Al año siguiente, la Corte Suprema de Salta revocó la prohibición de las prácticas católicas en las escuelas públicas, encomendando al gobierno provincial que “se arbitre un programa alternativo para quienes no deseen ser instruidos en la religión católica”.

El caso llegó finalmente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la que deberá decidir -en definitiva- sobre la constitucionalidad de las normas cuestionadas.

Previo al fallo del máximo tribunal, el Procurador Fiscal ante la Corte emitió un dictamen según el cual corresponde ordenar “el cese de la enseñanza religiosa dentro del horario escolar y corno parte del plan de estudios, así corno de la realización de prácticas religiosas —corno los rezos, bendiciones y oraciones en los cuadernos- dentro del horario escolar en el ámbito de las escuelas públicas”.

Abramovich observa en el dictamen que la obligación de los padres de llenar un formulario en el que deben expresar si desean o no que se imparta enseñanza religiosa a los niños indicando en qué credo, “implica una injerencia de terceros en uno de los aspectos más íntimos de las personas, que está prohibida por el artículo 19 de la Constitución Nacional”.

El fiscal también repasa las evidencias que prueban que muchos tutores consienten que los chicos asistan a la clase de religión para que no sean individualizados, al tiempo que destaca que la enseñanza religiosa “no ha sido implementada como una enseñanza neutral y objetiva” como proponen las normas en consideración.

Abramovich propone confirmar la constitucionalidad tanto de la carta magna provincial como de la ley de educación salteña, excepto en lo atinente al inciso destacado más arriba.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*