Ejecutor elogiado por el gobierno

Gorras
Foto: Alerta Zárate
Download PDF

Las evidencias en el expediente indican que el agente Luís Chocobar mató a Kukoc por la espalda, no defendió al turista agredido ni existía riesgo para el efectivo de la policía local de Avellaneda. Las más altas autoridades nacionales avalaron y elogiaron su actuación en el caso, la cual está reñida con los estándares internacionales de intervención de los encargados de hacer cumplir la ley.

El agente Luís Oscar Chocobar asesinó al joven Juan Pablo Kukoc luego de que éste robara y agrediera a un turista. Está procesado por homicidio agravado, pese a lo cual fue recibido por el presidente Mauricio Macri, en tanto que la propia Ministra de Seguridad elogió su actuación.

La autopsia reveló que Juan Pablo Kucok recibió dos disparos, ambos efectuados por la espalda, ingresando uno a seis centímetros sobre la cresta ilíaca y otro por la parte posterior del muslo izquierdo. Así lo revela un articulo publicado en el portal del diario La Nación en el que también da cuenta que el juez de menores valoró la información producida por las cámaras de seguridad.

Gorras
Foto: Alerta Zárate

En virtud de esos elementos, el Juez Enrique Velázquez decidió procesar a Chocobar por homicidio agravado por su comisión con violencia contra las personas mediante la utilización de un arma de fuego cometido con exceso en la legítima defensa.

En los fundamentos de su decisión -y en base a las imágenes captadas por los domos de vigilancia-, el magistrado señaló que Kukoc corría por la calle Suárez sin darse vuelta en ningún momento, por lo que no resulta creíble que hubiera riesgo de una agresión inminente contra el policía.

Según señala el periodista Horacio Cecchi en Página /12, el agente no actuó en defensa del turista agredido por Kukoc y un cómplice; cuando Chocobar entró en escena, otras personas habían perseguido y controlado al joven que huía, al punto de haberle arrebatado la cámara de fotos que le había quitado al turista. Estas personas declararon que Kukoc no hizo ni siquiera un amague de sacar el arma.

Las evidencias reunidas tampoco apoyan la versión de que Chocobar hubiera actuado en defensa propia; en cambio,puso en riesgo a terceros al haber usado su arma reglamentaria con intención de matar.

Estándares internacionales

En el año 1990, las Naciones Unidas adoptaron los Principios Básicos Sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, en el marco del Octavo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento de los Delincuentes. Los lineamientos plasmados allí surgieron del trabajo de especialistas en la aplicación de la ley, incluyendo a integrantes de fuerzas policiales.

A continuación, destacamos algunos de los puntos del documento de referencia (las negritas son nuestras):

Luís Chocobar
Luis Chocobar. Foto compartida en Minutouno

El texto establece en su articulo 5 que:

 Cuando el empleo de las armas de fuego sea inevitable, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley:

a) Ejercerán moderación y actuarán en proporción a la gravedad del delito y al objetivo legítimo que se persiga;

b) Reducirán al mínimo los daños y lesiones y respetarán y protegerán la vida humana;

c) Procederán de modo que se presten lo antes posible asistencia y servicios médicos a las personas heridas o afectadas;

d) Procurarán notificar lo sucedido, a la menor brevedad posible, a los parientes o amigos íntimos de las personas heridas o afectadas.

En el punto 9, el texto reza:

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley no emplearán armas de fuego contra las personas salvo en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o lesiones graves, o con el propósito de evitar la comisión de un delito particularmente grave que entrañe una seria amenaza para la vida, o con el objeto de detener a una persona que represente ese peligro y oponga resistencia a su autoridad, o para impedir su fuga, y sólo en caso de que resulten insuficientes medidas menos extremas para lograr dichos objetivos. En cualquier caso, sólo se podrá hacer uso intencional de armas letales cuando sea estrictamente inevitable para proteger una vida.

Una ejecución sumaria

En referencia al caso que nos ocupa aquí, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) remarcó que si un policía “utiliza un arma letal de manera injustificada y ocasiona la muerte de una persona que no era una amenaza a la vida del policía o de una tercera persona” se estaría ante una ejecución sumaria o extrajudicial, lo que constituye una violación de los derechos a la vida y a la integridad física de las personas.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*