Dos años de la primera persecución

Marcha por Milagro, 16 enero 18
Importante marcha en Buenos Aires por la libertad de Milagro Sala y los demás presos políticos
Download PDF

Hoy Milagro Sala cumple dos años bajo prisión preventiva, que ahora cumple en condiciones particulares de encierro en una vivienda de El Carmen.

La dirigente de la Tupac Amaru fue detenida inicialmente por un acampe de 52 días frente a la Gobernación de Jujuy. Dos semanas después, el juez Gastón Mercau decidió su liberación por esa causa, pero acto seguido ordenó su detención por otra vinculada al manejo de fondos para la construcción de viviendas.

Desde entonces, diversos organismos internacionales calificaron a la detención como “arbitraria”, pese a lo cual su situación en general no varió. Sabrina Roth repasa en El Cohete a la Luna que Milagro está involucrada en 15 expedientes judiciales, de las cuales 6 fueron impulsados por el propio gobernador de la provincia Gerardo Morales; la justicia exhibió conductas reñidas con la pretendida imparcialidad, al informar sobre las causas a la prensa antes que a la defensa, y sobreseyendo a personas luego de denunciar a la referente social.

Marcha por Milagro, 16 enero 18
Importante marcha en Buenos Aires por la libertad de Milagro Sala y los demás presos políticos

La Justicia que investiga estas causas tiene la objetividad seriamente comprometida, habiendo cuenta del rol central del gobernador en su estructuración. En diciembre de 2016 difundimos una infografía que pone de relieve esa situación.

Desde que se produjo la detención, diversos organismos internacionales analizaron la situación de Milagro Sala y se pronunciaron en contra de las decisiones de la justicia jujeña. En todos los casos el Estado argentino tuvo la oportunidad de presentar los elementos que creyó convenientes que justificaran que la prisión se ajustaba a criterios internacionales de derechos humanos; sin embargo, sus argumentos no lograron revertir los elementos presentados por los organismos que hicieron las presentaciones.

Buena parte de la población desconoce los fundamentos de esas decisiones, en buena medida gracias al sólido silencio de los medios masivos al respecto.

A continuación, repasamos las decisiones de los organismos internacionales, incluyendo los enlaces correspondientes para quien tenga interés en leer las fuentes.

Dictámenes internacionales

En octubre de 2016 el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU dictaminó que la prisión de Milagro Sala era arbitraria porque la detención se originó en el ejercicio de derechos previstos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y por la inobservancia de normas internacionales relativas al derecho a un juicio imparcial.

Posteriormente, el 27 de julio de 2017, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la OEA) dictó una medida cautelar en favor de Milagro Sala, sin expedirse sobre el proceso seguido sino sólo respecto a las condiciones de detención y al peligro que representaban para la salud de Sala.

La resolución se cumplió más de un mes después, si bien las características de la detención fueron excepcionales, ya que contó con limitaciones poco frecuentes para ese tipo de regímenes, además de una fuerte vigilancia a tiempo completo por parte de Gendarmería.

Transcurrieron sólo 30 días para que la justicia jujeña olvidara las causales que fundamentaron la resolución del órgano internacional: la Cámara de Apelaciones y Control de la provincia revocó la prisión domiciliaria de Sala bajo el argumento de respetar la “igualdad ante la ley” y citando erróneamente un fallo de la Corte Suprema de Justicia.  La defensa apeló, lo que demoró la ejecución de esta decisión; sin embargo, el 13 de octubre la referente fue trasladada al penal de Alto Comedero por haberse negado a realizarse estudios médicos.

El 3 de noviembre la CIDH elevó el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en virtud de que el Estado argentino había incumplido la cautelar dictada en favor de la dirigente.

El 27 de noviembre pasado, fue la Corte Interamericana de Derechos Humanos la que dispuso que ” el Estado debe sustituir la prisión preventiva de la señora Sala por la medida alternativa de arresto domiciliario que deberá llevarse a cabo en su residencia o lugar donde habitualmente vive” o una medida aún menos restrictiva.

El 6 de diciembre le tocó el turno a la Corte Suprema de Justicia argentina, que ordenó el inmediato cumplimiento de la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El fallo tuvo otro lado menos favorable para la dirigente, al validar la prisión preventiva dictada bajo el simple supuesto de que integra una organización “con una modalidad de acción que incluiría la intimidación” (el resaltado es nuestro).

El inicio de un esquema represivo

En anteriores gobiernos hubo algunos casos que podrían considerarse como prisiones políticas. Sin embargo, a partir de la detención de Milagro Sala se conjugaron elementos que antes no se vislumbraron en una escala comparable, como la defensa explícita de las acciones judiciales de parte de los gobernantes, las campañas de prensa estigmatizando a opositores o recortando los datos con la evidente intención de afectar la reputación pública de determinadas personas.

Milagro Sala escribió una carta en la que se refiere a “las operaciones del poder judicial y de la prensa” en su contra, señalando que así “empezaron una persecución feroz a todo el que piensa diferente”.

Ese esquema de actuación judicial-político-mediático demuestra estar en pleno vigor no sólo respecto de dirigentes vinculados al gobierno anterior, sino que se extiende a opositores de diferentes signos. En particular, en los últimos tiempos, el combo apunta hacia manifestantes y dirigentes de organizaciones políticas y sociales que se manifiestan activamente contra diversas medidas del gobierno.

Hoy hubo manifestaciones en distintos puntos del país en los que no sólo se pidió por la libertad de Milagro Sala, sino también la de los presos políticos y los detenidos y procesados por luchar.

Desde la organización Tupac Amaru recordaron que ellos habían anticipado este escenario: “hoy es Milagro, mañana podés ser vos”, decían hace tiempo.

Hoy, la abogada Elizabeth Gómez Alcorta recordó esa frase ante AM 750 y señaló que ahora hay más de 20 presos políticos. Las palabras de la letrada coinciden con las apreciaciones difundidas desde diferentes organismos de derechos humanos, organizaciones políticas y sociales.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*