Armas que carga el Estado

Download PDF

Las pericias confirmaron que un disparo policial mató a la pasajera del colectivo en Esteban Echeverría.

El hecho ocurrió el 27 de diciembre pasado, cuando dos personas -Gabriel Ledesma y Mauricio Parodi-subieron con intención de robar a una unidad de la línea 338. En el vehículo viajaba un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, quien efectuó 4 disparos; uno de ellos impactó en la nuca de Sandra Rivas, una pasajera que estaba sentada en los primeros asientos, ocasionándole la muerte.

Arma gráfica
La doctrina punitiva traerá más muertes

Las primeras versiones -de las cuales la prensa se hizo eco- afirmaban que el disparo había salido del arma de uno de los individuos que intentaba robar; sin embargo, las pericias realizadas por pedido del fiscal Andrés Devoto no encontraron indicios de que los asaltantes hubieran usado arma de fuego (al menos uno de ellos portaba una). En cambio, la reconstrucción de las trayectorias y las vainas encontradas indican que los disparos del policía impactaron en Rivas, en Ledesma, en Parodi y en el parabrisas. Hubo otro pasajero que sufrió el roce de una bala, pero aún no se esclareció cuál fue el disparo que lo hirió.

Según consignó Raúl Kollman en Página /12, el autor de los disparos tiene 19 años y era policía desde hacía apenas 16 días. Junto a él viajaba una agente del Comando de Patrullas de Tres de Febrero, quien no usó su arma. Ledesma y Parodi fueron reducidos posteriormente por agentes de la Comisaría 3 de Esteban Echeverría.

El caso pone de relieve un aspecto soslayado por los defensores de la acción armada por parte de las fuerzas policiales: el riesgo que el uso de armas de fuego implica para personas ajenas a los hechos que la fuerza de seguridad pretende impedir. Los disparos en la vía pública supone un peligro objetivo para cualquier persona que esté en las proximidades de los hechos.

About ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación

View all posts by ANCLA Agencia de Noticias y Comunicación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *