En el Cambio no hay lugar para las abejas

Foto de muerte de abejas, La Voz
Mortandad de abejas. Foto: La Voz
Download PDF

Más de 70 millones de abejas murieron en la zona de Traslasierra, Córdoba, probablemente por agrotóxicos. El Ministro Etchevehere les dijo a los apicultores que “el modelo no va a cambiar”.

Los productores apícolas le plantearon al Ministro de Agroindustria la crítica situación del sector, derivada del uso intensivo de agroquímicos; el funcionario les respondió con una pregunta: “¿Cómo piensan convivir con eso? Porque el modelo no va a cambiar”.

Foto de muerte de abejas, La  Voz
Mortandad de abejas. Foto: La Voz

La noticia se conoció por redes sociales: unas 72 millones de abejas murieron en una región al sur del Valle de Traslasierra, en la provincia de Córdoba. Además de los graves perjuicios ambientales que ocasiona la desaparición de estos polinizadores, la situación afectó a 910 colmenas de 6 productores.

No es el único lugar en el que esto ocurre; desde la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) advirtieron a las autoridades nacionales que la política agropecuaria intensiva ligada a los agroquímicos está dañando la biodiversidad, ocasionando un deterioro ambiental que trae consigo la disminución paulatina del número de colmenas y de apicultores. Esto fue manifestado por un representante de SADA en el Consejo Nacional Apícola, donde escucharon la cerrada respuesta ministerial.

Según informó El Diario de Carlos Paz, técnicos del SENASA consideran que la mortandad se originó en pesticidas aplicados “al oeste de la ruta 148” en el camino que lleva a la ciudad de La Paz.

La SADA reúne a una veintena de entidades, cámaras, asociaciones y cooperativas dedicadas a la actividad apícola en el país. La preocupación desencadenada por el deterioro ambiental llevó a que su Consejo Federal emitiera en mayo pasado una declaración en la que califican de “ecocida” al actual modelo agroindustrial “porque daña irremediablemente la tierra, el agua y el aire, envenena nuestros alimentos, mata nuestras abejas y deteriora la salud de nuestros habitantes”; en ese marco, la Sociedad no sólo reclamó medidas coyunturales, sino la definición de políticas de Estado de largo plazo, que implicaría definir “la apicultura que nuestra comunidad necesita”.

En la declaración aludida, la SADA destacal la importancia de las abejas, cuya desaparición provoca la de otras especies polinizadoras, “y con ello buena parte de las frutas y verduras que comemos”. En su análisis, los productores consideran que el modelo agroindustrial que se aplica en Argentina es “ilegal”, porque se basa en la modificación genética de semillas y el uso masivo de productos químicos, en contra de la disposición constitucional de garantizar la biodiversidad: “Este modelo es ilegal porque elimina la diversidad biológica en forma expresa, sostén último de la vida en el planeta, con la única finalidad cierta de aumentar la riqueza de un puñado de empresas trasnacionales”, afirman.

La respuesta del Ministro Etchevehere ratifica que para el gobierno las consideraciones ambientales son secundarias respecto del impulso a los agronegocios.

Puede interesarle:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*